Por: Felipe Zuleta Lleras

De percepciones y realidades

En tan sólo dos semanas se cumplirá un año desde que Juan Manuel Santos asumió la Presidencia de la República.

Han sido 12 meses que le han cambiado al país las percepciones. Unas buenas y concretas como la lucha contra la corrupción y otras injustas como la del incremento de la inseguridad.

En lo que tiene que ver con la corrupción debemos resaltar que Santos se ha dado unas pelas durísimas que le han afectado su relación con el expresidente Uribe, quien siempre asume cada una de las denuncias como una persecución personal. El país sospechaba que la corrupción estaba desbordada, pero nunca se imaginó que hubiera llegado a esos niveles. ¡Y lo que no sabemos! Casos como el de la Dirección de Estupefacientes, Agro Ingreso Seguro, la DIAN, los ministerios de Educación y Transporte, por sólo mencionar unos pocos, dejan ver claramente que, como lo dijera Santos, en donde meten un dedo encuentran pus.

Muchos de estos casos —si no todos— tienen una palabra en común: la reelección presidencial. Si Uribe no se hubiera metido en su afán mesiánico de salvar al país de la subversión y de sus propios demonios, estoy seguro, como lo dijera el presidente Turbay, la corrupción hubiera quedado “reducida a sus justas proporciones”.

La reelección, que tan mal le salió al país, puso al gobierno de Uribe a caminar por los artículos del Código Penal, lo que a la fecha tiene a muchos de sus funcionarios en la cárcel o ad portas de ésta. Y no se trata de unos funcionarios de tercer nivel como los pícaros de la DIAN. Se trata de personas como el propio exsecretario de la Presidencia, Bernardo Moreno, del exministro de Agricultura Arias, de dos exdirectores del DAS, del exministro Sabas Pretelt (cuyo juicio anda misteriosamente parado), de un exviceministro de Agricultura, En fin. Pero, y hay un pero; si bien Santos ha liderado la lucha contra los corruptos, de la mano de nuestras valerosas fiscal general y contralora y, por qué no reconocerlo, del procurador, también es cierto que en muchos asuntos el Gobierno no ha arrancado. No lo ha hecho en el sector del transporte, la infraestructura y la salud.

En lo que toca con el tema de la seguridad, revisé las estadísticas del primer semestre de los años 2010 y 2011 y en muchos de los rubros lo ha hecho mejor este Gobierno que el anterior. Cierto resulta que las Farc han cambiado sus tácticas, volviendo a sus criminales ataques. Eso pasaba en el gobierno anterior, pero nunca lo quisimos ver ya que andábamos creyéndonos la mentira obdulesca de que acá no había conflicto armado. Pero las estadísticas hablan por sí solas.

Con todo, Santos debe hacer un acto de contrición al cumplir un año de su mandato, pues muchos tenemos la impresión de que en no pocas oportunidades ha actuado más como jefe de Estado (como lo hace la reina Isabel) que como presidente de la República.

Notícula

Un reconocimiento a la Fundación Santafé de Bogotá por los niveles de excelencia alcanzados.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

¿Que Duque no ha gobernado?

Qué robadera tan arrecha

Las peleas de Claudia

Al oído del presidente

La educación como prioridad nacional