Por: Tatiana Acevedo Guerrero

De psicópatas inventados y racismos reales

LA UNIVERSIDAD EAFIT REEDITÓ hace poco la autobiografía Cómo se hace un negro ingeniero en Colombia, en la que Manuel Baena describió, entre otras cosas, su paso por la Escuela de Minas a comienzos de la década del treinta, cuando fue acusado sistemáticamente de todas las irregularidades que se presentaban en la institución.

Como consecuencia del espectáculo protagonizado por el llamado “Psicópata del sur”, hoy cualquier afrocolombiano residente o asiduo visitante de las localidades de Kennedy, Puente Aranda y San Cristóbal, en Bogotá, o el municipio de Soacha, podría escribir una autobiografía similar.


Como expliqué en una columna anterior, la historia de un homicida en serie que pasea en bicicleta por el sur de la capital es falsa y comenzó cuando, tras el asesinato de una mujer en julio pasado, un vecino que no fue testigo de los hechos dijo que el asesino era negro, iba en cicla y usaba un saco.


Los chismes bulleron y todos los delitos cometidos en los barrios le fueron adjudicados al ficticio personaje. Fue ahí en donde, con más histeria que reportería, algunos corresponsables hablaron de “un psicópata”.


Por ser negro y tener cicla, Gustavo Laspriella fue golpeado y baleado en agosto mientras buscaba trabajo en Soacha. A su vez, grupos en Facebook invitan a ajusticiar al “psicópata” usando la foto de perfil del auxiliar contable Enrique Gómez Blanco. Cada día se envían correos electrónicos con su foto y se empapelan escuelas y porterías con su cara. La Fiscalía, con pragmatismo ejemplar, le informó hace unos días que “es mejor no salir de su casa”, pues puede ser linchado. Sin embargo, no hay quién quite los afiches, quién rastree los correos. La eficiencia que demostraron las autoridades para solucionar delitos informáticos en circunstancias recientes no parece operar en esta ocasión.


Entre tanto, Enrique, un joven afro del Caribe colombiano, sigue atrincherado en su casa víctima de los rumores cargados de prejuicios étnicos y raciales.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tatiana Acevedo Guerrero

La Joya

De sol a sol

La capacidad colectiva de cambiar las cosas

A pesar de ustedes

Gota a gota