El país de las maravillas

De resaca en resaca

Noticias destacadas de Opinión

Son expertos en cocteles que inducen a la rabia. Una fórmula repetida, cada vez menos eficiente, como sus ingredientes. Una porción de arrogancia, una mezcla de mentiras con sabor a falsos dilemas, añada el tonito “sacapiedras” y agite con juego de roles de personajes que se narran desde la antipatía.

El resultado es trago indigerible servido en la copa de las venganzas que enajena temporalmente a quien lo prueba, lo lleva a la intolerancia y envalentonamiento, y que siempre termina con guayabo en forma de patraseada.

No bien cuaja un eventual primer acuerdo entre Gobierno y promotores del paro nacional, los saboteadores del diálogo le apuestan a la provocación por interpuestas personas, impugnándoles a las manifestaciones características superlativas, que solo ellos en su megalomanía imaginaron, como el derrocamiento o la toma del poder.

Pero en el colmo de la incoherencia quieren minimizar el número de marchantes mal contando 300.000; si fuera cierto no ameritaría tanta inquietud. Esa cifra la alcanzó solo la protesta alrededor de la Plaza de Bolívar el 21 de noviembre. Ahí están los registros audiovisuales dentro y fuera del país.

Como no es discusión de argumentos sino de posverdades, aluden a una presunta mayoría de quienes no marcharon, e ignoran a quienes querían, pero no pudieron por razones laborales, pero especialmente por miedo. Lo grave es que el presidente y la mininterior caigan o patrocinen la artimaña, olvidando lo que repiten en cada crisis: que no gobiernan para su partido o electores, sino para todos los colombianos.

Sobran pues etiquetas como esa de #NoPudieron en momentos de efervescencia, más allá de los frutos que rinden a quienes viven de división y odio, porque exacerban las razones y diatribas en las próximas marchas, junto al ridículo de voces deslegitimadas como la de Andrés Pastrana.

Este malestar generacional no se controla a punto de cocteles desabridos. Sobre todo en esta hora infeliz en la que todo viene mezclado con condiciones que van a terminar en otros reversazos vergonzantes como el de la tal reforma tributaria. De resaca en resaca.

@marioemorales y www.mariomorales.info

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.