Por: Cartas de los lectores

De Tomás Uribe

El Espectador registra que Ignacio Rodríguez fue extraditado en febrero de este año. Si no estoy mal, fue extraditado en 2006, por el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

Tampoco es cierto que para la época que conocimos a Ignacio Rodríguez no supiéramos de sus antecedentes; sencillamente no tenía antecedentes. Era un muchacho de la sociedad samaria sobre quien no había duda. Tenía una empresa de artesanías en coco llamada Art Coco. Valga la pena anotar que esta empresa era apoyada por el programa Aid to Artisans del Usaid. Fue proveedor nuestro de SalvArte, como públicamente lo reconocimos. Aparte de esta relación comercial transparente y sana, y de haber coincidido en un paseo con él y con otras 20 personas en el Parque Tayrona, no tuvimos otro contacto alguno.

Lo que hay es un paramilitar que desde la cárcel falta a la verdad, por ejemplo endilgándonos fiestas a las que no asistimos y achacándonos haber preguntado por otros criminales cuya existencia no conocemos. A propósito, nunca conocimos al Canoso y nos vinimos a enterar de su existencia a raíz de estas declaraciones.

 Tomás Uribe Moreno. Bogotá.
 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Noticia superpositiva

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores