Por: Mario Morales
El país de las maravillas

¿De vacaciones?

Convengamos. Sí, es la tasa de homicidios más baja de las cuatro últimas décadas. Pero perdimos el impulso de 2016. La expectativa era mayor. Con el proceso de paz en firme se calculaba que habría, en promedio, dos asesinatos menos cada día.

Según dijo ayer el Mindefensa, al terminar este 2017 habría 320 muertes violentas menos que el año pasado, pero el promedio por cada 100.000 habitantes estará por encima de 23,3, más que el promedio de la región y casi el doble de países como Costa Rica.

No es pesimismo; cada vida salvada es ganancia, pero urgen acciones más prontas y efectivas si queremos desaparecer de esa otra lista negra, la de los países más violentos, como augura el PNUD.

Tarea urgente es renovar, así sea por 30 días, el cese del fuego con el Eln que se vence el 9 de enero. Y luego afinar el mecanismo. Hay desconfianza mutua y falta de claridad en lo atinente a la verificación, pero el Gobierno no puede esperar mientras llega Gustavo Bell en enero. Y el propósito es múltiple: no solo salvar vidas de combatientes y civiles, que es lo más importante, sino también prevenir acciones y coacciones en zonas electorales tanto para las legislativas como para las presidenciales.

El segundo objetivo son las zonas de influencia de las disidencias y bacrim, para evitar las presuntas vendetas que estarían ocurriendo por captura o abatimiento de sus cabecillas.

Y tercero, el mejoramiento del pie de fuerza en las ciudades que mantienen altos niveles de muertes violentas por riñas y delincuencia común. Ya Medicina legal tiene documentado que el segundo semestre es más violento que el primero, y que las horas de mayor ocurrencia son entre las seis de la tarde y las 12 de la noche, en sábados y domingos especialmente.

En este sentido hizo falta más pedagogía para que las festividades no sean el pretexto para que conocidos, vecinos y familiares terminen matándose entre sí.

Mejoramos, sí, pero las autoridades quedaron en deuda con las expectativas. 32 homicidios diarios, en promedio, es demasiado. Que ojalá no se vayan todos de vacaciones.

www.mariomorales.info y @marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Fabricando el teflón

La verdad en vilo

Medidas efectistas

No cambiamos

¿Bienvenida a Duque?