Por: Hernán Peláez Restrepo

Decisiones

En el fútbol siempre se repitieron historias y decisiones similares. En el juego entre Medellín y Cali se ratificaron hechos ya repetidos. Por eso, si me remitiera a la titulación o identificación de un partido, podría decir que “en el banco estaban los goles del Medellín”. Fueron espectadores durante el primer tiempo. Tanto Juan Fernando Caicedo como Rodin Quiñones. Inclusive apreciaron una mejor presentación del Cali, pues en ese pasaje, Benedetti condujo con sus arranques una aplicación más incisiva de los caleños. Se pusieron en ventaja ante un local descompuesto en su forma de actuar y alejado del arco de Camilo Vargas.

Caicedo ingresó por Cano y en el mismo arranque igualó el marcador a un gol. Para el final, Quiñones colocó un centro abajo que dejó pasar Caicedo y aprovechó Leonardo Castro, anticipando a Giraldo y dando los tres puntos a los rojos. Reitero la decisión de Rescalvo para ganar, con el envío de los dos jugadores, que del banco emergieron para vencer al Cali.

Preocupante, sí, el momento futbolístico verdiblanco. De un bien coordinado movimiento en la inicial, pasó a un insípido plan de contención, dejando de lado una labor clara en marca y apoyo. Tal vez la presencia de un juvenil, Déiber Caicedo, fue el último intento de Pelusso para salvar la papeleta, pero no fue más que una fugaz esperanza.

Indecisión se notó en dos goleadores argentinos. Ni Cano, por el local, ni mucho menos Pepe Sand, por el visitante, respondieron a sus conocidas ejecutorias. Ambos relevados en sus funciones, aunque lo de Cano es menos grave, teniendo en cuenta que Juan Fernando Caicedo y Castro son amigos del gol o no tienen el “arco cerrado” como los gauchos.

Ahora bien, florece otra duda muy común por estas primeras fechas para varios equipos. Olvidan, sin darse cuenta, que los partidos son de 90 minutos. Agotan los recursos técnicos y dan paso a la fatiga y distracción y sólo se concentran en 45 minutos. Cali lo hizo en la inicial y Medellín en la final. Por extraña razón se van quedando en sus intenciones. O no están bien preparados en términos físico-atléticos o se confían y distraen de manera inexplicable. Pero las decisiones y los cambios para el final dieron al DIM los puntos.

739847

2018-02-18T22:11:47-05:00

column

2018-02-18T22:11:47-05:00

[email protected]

none

Decisiones

10

2305

2315

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Árbitros hinchas

Mucha tiza

Reflexiones

Buenas

¿Por qué?