Por: Carolina Botero Cabrera

Decisiones judiciales y tecnología

Los jueces suelen identificarse como un sector ajeno a la tecnología, pero su facultad constitucional para dirimir tensión de derechos les otorga un papel clave (e irremplazable) en la evolución de los derechos fundamentales y en el desarrollo económico de tales tecnologías.

Dos decisiones del miércoles pasado en EE.UU. evidencian esta situación:

La Corte Suprema unánimemente concluyó que la policía no puede acceder a información del celular de un detenido sin una orden judicial. En esta decisión se reconoce que los celulares modernos no son un aparato tecnológico más, sino que poseen mucha información que puede revelar la vida privada de la ciudadanía. En el análisis sobre afectación de derechos, la Corte reconoció que esta decisión impacta la capacidad de perseguir el crimen, pero dice: “la intimidad tiene un precio”, y solo en casos de emergencia (que puede determinar una corte) se podrá acceder a esa información sin autorización previa. La decisión representa un cambio de jurisprudencia y fue reconocida por quienes protegen a periodistas, considerando la utilidad de estos aparatos para recoger, guardar y transportar información sensible.

Después de dos años de pleitos, la Corte Suprema, en una polémica decisión de 6 votos contra 3, declaró ilegal el modelo de negocio de Aereo. Aereo ofrecía antenas que captaban la señal de TV abierta para que sus clientes la viesen en sus computadores vía Internet. Para la Corte, este negocio viola el derecho de autor, considerando que Aereo es una empresa de cable que debe pagar licencia de radiodifusión para transmitir contenidos. Aereo argumentó que no transmitía contenido, que solo alquilaba equipos.

La decisión en Aereo enfrenta al sector de contenidos con el de tecnología por negocios innovadores. La preocupación más importante es el impacto que pueda tener sobre “la nube”. Si Aereo está en el terreno de “comunicación pública”, aunque solo facilita una transmisión a un usuario, ¿pueden los titulares alegar que los servicios de alojamiento en la nube de Google o Dropbox también requieren autorización? La Corte señaló que la decisión es para empresas de cable y similares, que es aplicable “solo” a casos de transmisión de televisión. A pesar de esta afirmación, cuesta pensar que no tendrá efectos disuasorios sobre empresarios innovadores.

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Censurar opiniones no es la respuesta

La vigilancia masiva viola derechos humanos