Defensa de la CNTV

En relación con su editorial "CNTV: liquidación impostergable", me permito manifestar lo siguiente:

1. Los ministros del Interior y de Justicia y de TIC presentaron, no un proyecto de Ley, como equivocadamente lo afirma su editorial, sino el proyecto de acto legislativo 011 de 2010.

2. En dicha iniciativa, se limitan a hacer tres afirmaciones así: a.) Que la CNTV es un ente costoso y obsoleto; b.) hacen referencia a las redes sociales y a las imágenes audiovisuales, pero en ningún momento se refieren a la televisión como tal y, c.) dejan entrever la improvisación de dicha iniciativa, toda vez que a ciencia cierta no presentan un plan a futuro, ni una alternativa seria, sino que realizan ciertas suposiciones.

3. Es de precisar que de la Comisión Nacional de Televisión se han dicho mentiras absolutas y verdades a medias.

4. Los colombianos tenemos mala memoria, no recordamos lo que era la televisión antes de 1995. Antes sólo se contaba con cinco operadores de televisión por suscripción, y no existían canales nacionales de operación privada, ni canales locales; asimismo sólo se contaba con cerca de 30.000 suscriptores de televisión. Actualmente, y gracias a la Comisión Nacional de Televisión, contamos con 54 concesionarios de televisión por suscripción, que tienen 3,5 millones de suscriptores; 715 licenciatarios de televisión cerrada sin ánimo de lucro; ocho canales regionales; dos canales nacionales de operación privada, y a futuro, esperamos que sean tres y cuatro; 46 canales locales sin ánimo de lucro y uno con ánimo de lucro: Además, la CTNV, durante estos 16 años, ha expedido una importante reglamentación.

5. Con respecto a que es un ente costoso, es menester precisar que la CNTV tiene 155 funcionarios, de los cuales 75 son de carrera, mientras la Comisión de Regulación tiene 66 funcionarios, de los cuales 38 son de carrera.

 6. Con respecto su afirmación de “becas por 40.00 euros”, es necesario manifestar que eso es falso, y se aparta de la realidad. Para tales efectos, pueden consultar con la Subdirección de Recursos Humanos. Asimismo, tampoco es verdad que “se hayan presentado denuncias en el proceso de elección de los cinco comisionados”, toda vez que dos son designados por el señor Presidente de la República.

7. Ojalá la Comisión 1ª del Senado, que ya designó ponentes, se digne realizar las audiencias públicas de que trata la Ley 5 de 1992, para que se dé un amplio debate, y sea cual sea el resultado, lo importante es que sea para el beneficio de la Nación toda, que ganen los televidentes y que se robustezca el sector.

 Rubén Darío Bravo Rondón. Pte. Comisión de Personal, CNTV.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna