Por: Columnista invitado

Del Consejo Privado de Competitividad

Señores: Juan Manuel Santos, presidente de la República, y Óscar Iván Zuluaga, candidato presidencial El Consejo Privado de Competitividad es una organización conformada por un grupo de las empresas más grandes del país, universidades y gremios, cuyo objetivo es contribuir en la definición e implementación de políticas y acciones que en el corto, mediano y largo plazo permitan incrementar la competitividad y, por lo tanto, generar un mayor nivel de prosperidad en Colombia.

La agenda de competitividad, que está diseñada para impulsar el desarrollo integral del país y no para favorecer a sectores particulares, incluye, entre otros, elementos tales como la mejora en la calidad de la educación para todos los colombianos, la reducción de la informalidad, el desarrollo de proyectos de infraestructura que faciliten el acceso a los mercados del pequeño, mediano y gran productor nacional, la mejora en el funcionamiento de la justicia, tanto para las empresas como para todos los ciudadanos, y el acceso a servicios de salud de calidad, que se traduzca en buenos desempeños laborales. En esta medida, estamos convencidos de que existe una perfecta alineación entre la agenda de competitividad del país y lo que debe ser una política de Estado para fortalecer los cimientos que garanticen un crecimiento económico que se traduzca en mayor equidad y oportunidades para todos los ciudadanos.

El país va bien en términos de sus indicadores macroeconómicos y es esto precisamente lo que lo ha hecho brillar internacionalmente y le ha abierto las puertas a la inversión. No obstante, para que este éxito sea sostenible es necesario acelerar la agenda de competitividad, la misma que es necesaria para una paz duradera, la misma por la que el país entero está clamando.

La búsqueda de la paz, un anhelo de todos los colombianos, va más allá de las negociaciones en La Habana y de una eventual firma de la misma. Ésta, de concretarse, sería tan sólo el comienzo del trabajo que de todas formas el país deberá emprender, que empieza por la paz entre nosotros mismos y que podrá tomar al menos una o dos generaciones.

Los miembros del Consejo Privado de Competitividad reiteramos nuestro compromiso de seguir trabajando en esta agenda, que consideramos esencial para el bienestar de los colombianos. Asimismo, invitamos a los movimientos políticos, económicos y sociales para que bien desde el Gobierno o incluso fuera de él, adhieran generosamente a esta agenda y asuman un compromiso público indeclinable con la promoción de la misma.

Nuestro llamado es, sobre todo, a poner por encima de la coyuntura y de las diferencias propias del debate electoral los grandes propósitos comunes de los colombianos, para lo cual debemos unirnos todos sin excepción. Lo anterior, sin embargo, sólo será posible a través de un marco institucional sólido y transparente, libre de corrupción, que trascienda los gobiernos y permita la continuidad de las políticas públicas.

 

* Atentamente: Adriana Bernal, Alfonso Ocampo, Álvaro José Henao, Andrés Cadena, Bruce Mac Master, Camilo Granada, Carlos Andrés Uribe, Carlos Antonio Espinosa, Carlos Enrique Cavelier, Carlos Enrique Moreno, Carlos Ignacio Gallego, Carlos Jacks, Daniel Fernández, David Bojanini, David González, Ernesto Fajardo, Francisco Piedrahíta, Guillermo Trujillo,  Jaime Gutiérrez, Jorge Esteban Giraldo, Jorge Humberto Peláez, José Alberto Vélez, José Alejandro Cortés, Josefina Agudelo, Juan Luis Mejía, Julián Domínguez, Luis Alberto Botero, Rafael Mejía, Rose Marie Saab, Adriana Bernal, Carlos Raúl Yepes, Gustavo Mutis y Santiago Piedrahita. 

 

 

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

La importancia de investigar sobre malaria

Razones para no votar a ciegas

Una reforma urgente y necesaria

La resistencia colombiana

Pizano, el testigo “neutralizado”