Por: Cartas de los lectores

Del Icfes

Leímos con atención la columna "Las pruebas de Saber-Pro", firmada por Salomón Kalmanovitz, en la cual se comenta el diseño de la nueva oferta de exámenes de calidad de la educación superior (antes Ecaes). Estimo oportuno expresar algunos comentarios y precisiones.

Desde hace ya varios años los exámenes del Icfes tienen como propósito evaluar competencias y no exclusivamente conocimientos. Este enfoque ha caracterizado las pruebas que el Icfes realiza en educación básica (Saber 5º y 9º), las de educación media (Saber 11º), y desde 2003 las de educación superior.

Nuevas normas sobre evaluación, concretamente la ley 1324 y el decreto 3963, ambas de 2009, obligaron al Ministerio de Educación y al Icfes a revisar su oferta de exámenes. En el caso de las pruebas Saber Pro a las que se refiere el profesor Kalmanovitz, el enfoque adoptado en 2003, consistente en desarrollar evaluaciones específicas de los egresados de cada uno de los programas de educación superior, demostró ser inapropiado y abiertamente incompatible con los nuevos requerimientos y objetivos.

La norma fija el alcance de la evaluación de competencias específicas a los elementos disciplinares fundamentales de la formación superior comunes a grupos de programas. La identificación de estos elementos comunes es el resultado de discusiones en las que participa la comunidad académica, no de agrupaciones a priori, como parece sugerirlo Kalmanovitz. Al final, se espera que los egresados de un grupo determinado de programas, por ejemplo las ingenierías, sean evaluados con un mismo examen que tenga componentes comunes, y según lo determinen los expertos, presenten además módulos específicos que evalúen competencias distintivas de su formación. La implementación de esta nueva oferta de exámenes es gradual y estará completa al finalizar 2012. El ejercicio de diseño de los nuevos exámenes se inició desde 2010 con la definición de las competencias genéricas.

El Ministerio de Educación y el Icfes son plenamente conscientes de la importancia de construir sobre lo aprendido y de preservar los logros más importantes alcanzados con los exámenes anteriores. Con la evaluación de competencias comunes a grupos de programas se espera ampliar este espacio para que en él quepan discusiones entre formaciones distintas (como los programas de salud, los de educación, los de ingeniería o los de administración y economía). De esta manera, se propende porque los resultados de los nuevos exámenes sean mucho más útiles que los de los actuales para predecir el desempeño futuro de los egresados e informen mejor los procesos de selección de aspirantes a ingresar a posgrados o al mundo laboral.

 Margarita Peña Borrero. Directora general, Icfes. Bogotá

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

No es la universidad, es la educación

Dos cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores