Por: Felipe Jánica

Del modelo de negocio, su propósito y otros beneficios

La semana pasada explicaba mi opinión acerca de los desafíos de la cuarta revolución industrial. Para la mayoría, ésta tiene que ver con la era digital. En parte es cierto, pero de lo que realmente se trata es de estar conectados con sus interesados claves. Por supuesto, conectarse o estar conectados es la palabra clave en la cuarta revolución industrial y mejor aún si lo estamos en presencia física y digital. Para hablar entonces de una transformación digital hay que revisar qué tanto las organizaciones están en condiciones de conectarse con sus interesados claves físicamente y luego mejor: digitalmente. Lo primero que hay que hacer es una revisión del nivel de madurez actual con sus interesados claves.

Explicaba la semana pasada que era más importante conocer cuál es el estado del arte de su relación con sus interesados claves. Antes de pensar en una estrategia digital, las organizaciones deben comprender qué tan “conectadas” están con sus clientes, proveedores, empleados, comunidades, reguladores, entre otros. Estoy convencido de que luego de esa evaluación habrá un plan de acción que incluso puede ser de largo plazo. Esa es la génesis de una verdadera transformación digital pues si no se solucionan los asuntos de importancia en estas relaciones, seguramente la conexión con ellos en lo digital podría ser desastrosa.

El asunto importante en el análisis de esta etapa es saber qué tan relevante y visible es la solución de servicio o producto que estoy vendiendo a mis clientes y que tiene impacto directo e indirecto en todos mis interesados claves. Por ello es necesario revisar cuál es el propósito de la organización y derivado de ello de sus productos o servicios. Tener claro que su producto o servicio es amigable con sus interesados claves es lo esencial. Si de este análisis se concluye que algunos productos o servicios no lo son, es momento de diversificar o de hacer o inventar o innovar con nuevos productos o servicios que lo sean. Si toda la organización no tiene claro su propósito y sus productos o servicios no están conectados con sus interesados claves, entonces será el momento de hacer una renovación estratégica. El beneficio es hacer lo correcto de cara a ser perdurables en el tiempo y así evitar un fracaso en el negocio y por ende una insolvencia y posterior quiebra.

Dando por descontado lo anterior, se puede iniciar un camino hacia la transformación digital. Para saber qué tan digitales son las empresas colombianas, el informe de EY y EADA nos da una guía de ello. Las conclusiones de ese informe destacan que la estrategia digital está liderada, principalmente, por el área tecnológica (TI), la de marketing y la de comunicación. Es lógico pensar que estas áreas deban estar involucradas con la transformación digital, pero que la lideren es quizá parte del error. La transformación digital debe iniciar y ser liderada por la presidencia o los dueños de la organización. Un equipo que debe ser llamado a administrar esta transformación digital es sin duda el área de talento humano. No es posible estar conectados solo con herramientas tecnológicas y digitales, sino con personas. Por ello es necesario que tanto la presidencia o los líderes de las organizaciones lleven el mando de la transformación digital, pero que ésta sea administrada por profesionales que lidien con los cambios de comportamientos de todo un equipo de trabajo.

Un asunto importante a tener en cuenta es que de cara al mercado hay grandes posibilidades de descubrir que su producto o servicio no está bien conectado. Este es el mejor de los mundos porque ello conllevará a una profunda revisión de la proposición de valor del producto o servicio o de la organización misma. Todo ello circunda en un solo asunto: la identificación del modelo de negocio, de su propósito y de su impacto en los interesados claves, en resumen: una renovación estratégica, emprendimiento corporativo e innovación estarán a la vuelta de la esquina. El beneficio será que su organización podrá, con ello, evitar fracasos empresariales.

En Twitter: @JnicaV

846740

2019-03-25T00:00:17-05:00

column

2019-03-25T00:15:02-05:00

jrincon_1275

none

Del modelo de negocio, su propósito y otros beneficios

55

4369

4424

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Jánica

Por una contabilidad con principios integrales

Regulación activa e integral

Estrategia perdurable

El retorno de inversión no lo es todo