El presidente hablará hoy ante la plenaria de Naciones Unidas. Se espera que los temas principales de su discurso sean la lucha contra las drogas y la crisis de Venezuela.

Por: Camilo Sánchez O

Demoleador triunfo contra los orangutanes del Plan de Desarrollo

Este gobierno ha logrado hacer creer que la percepción es más importante que la misma realidad.  Hoy somos un país sin guerra, sin corrupción ni politiquería, así los hechos demuestren diariamente lo contrario.

El Plan Nacional de Desarrollo del cuatrienio no podía ser la excepción, tras ser aprobado al mejor estilo de la Yidispolitica, pues no recogía el consenso de las mayorías.  Concientes de tal situación y del probable hundimiento de este improvisado proyecto, el Ministro de Hacienda y la Directora de Planeación permitieron incorporar cuanta propuesta de inversión exigían los parlamentarios insatisfechos, que creían con esto asegurar sus obras, pero no sabían que sin aval no es posible erogación de gasto. Lo único que lograron fue reducir el Plan a un remedo de Ley de Presupuesto que desvirtúo por completo su naturaleza y  esencia.

La prensa como los parlamentarios de la oposición alertamos del nefasto art. 129, denominado como la lista de mercado con la que esperaban retribuir el pupitrazo y resucitar los auxilios parlamentarios que sabiamente sepultó la Constitución de 1991.
El Ministro de Hacienda radicó su demanda contra artículos sin trascendencia y extrañamente no incluyó el artículo que tanto anunció. Este incumplimiento a medias sin soporte serio no podía tener efectos ante la Corte Constitucional. Pero lo que sí lograron es dejar convencidos a los colombianos, erróneamente, que este gobierno seguía en la lucha contra la politiquería y a la caza de micos que se les habían colado en la ley.  Lo que no informaron es que a este safari fueron armados simplemente con balas de salva, tejiendo así otro falso positivo. Sin embargo, el Partido Liberal bajo mi vocería, presentó una demanda sustentada en forma pertinente con la carta pública del Ministro de Hacienda, en donde confesaba no haber avalado estas obras, y se complementó al demostrar que este acomodado Plan provocaba asimetrías regionales, lo que aceptó la Corte de plano, al tumbar este gigante orangután.

Demandamos también el artículo 10, enunciado como apoyos económicos. Innovadora y descarada creación de los auxilios presidenciales, en otras palabras, incentivos que ofrecería el Gobierno sin contraprestación, pasándose por la faja las normas constitucionales y legales del gasto público donde el Presidente podría entregar dádivas a beneficiarios escogidos a dedo. La Corte señala que “toda asignación de recursos debe respetar el principio de legalidad del gasto”, es decir, que cuente con disponibilidad presupuestal y que  las ayudas deben estar consagradas en una ley que establezca las condiciones para no vulnerar el principio de igualdad. Gracias a la seriedad de los magistrados de la Corte Constitucional, que aceptaron nuestros argumentos y tumbaron este adefesio, disminuirán los regalos de los sábados felices del Presidente.  Esto hará que la próxima contienda parlamentaria y presidencial sea más justa y equitativa.

Por último, demandamos el polémico artículo 38 del Plan, objeto de multitudinarias marchas de maestros y estudiantes de las universidades oficiales. A través de esta norma el Gobierno pretendía trasladar de manera velada la obligación del pasivo pensional a estas universidades, pero al ganarse la demanda, el Gobierno deberá no solo devolver lo que estos años les obligó a pagar, sino además continuar con la responsabilidad que venían asumiendo para no afectar su viabilidad, cobertura y calidad. Hemos evitado que se viole el principio constitucional de autonomía presupuestal universitaria.

Las ideas expuestas en las plenarias pueden llegar a no ser acatadas por las mayorías del Congreso, que sin razones válidas las hunden, pero apoyados en la Constitución y las leyes las defenderemos en los estrados judiciales, como lo hicimos en estos casos, para bien de la Nación y la democracia, que en estos días, con la segunda reelección anda bastante envolatada.

Senador

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Camilo Sánchez O

Sentencia peligrosa y desafortunada

Nuestras playas tierra de nadie

Gracias por tu garra Tigre

La lista de un gamonal

De la venta de Isagen a su compra