Por: Iván Mejía Álvarez

Derechos de imagen

Ahora resulta que todos quieren ser los nuevos dueños de la televisión en el fútbol profesional colombiano.

Un fútbol lleno de problemas institucionales, con muy malos partidos, escasos momentos de distracción, mucha violencia en las tribunas y un rating apenas regular. Y pese a todo eso, pese a lo malo, los grandes negociantes de la pantalla chica quieren meterse al negocio. Los que ya están, RCN TV y Telmex pretenden seguir usufructuándolo y los que no poseen derechos, Telefónica, Direct TV, quieren tenerlos.

Jesurún, que de tonto no tiene ni un pelo, entendió que la televisión es un producto estrella y pretende sacarle ganancias mayúsculas. En alguna oportunidad el duopolio televisivo tenía los derechos y compartían los fines de semana. Uno de ellos, Caracol Televisión, abandonó en plena competición y le dejó el producto al otro que ha terminado explotándolo, sacándole beneficios económicos y de imagen, acerca y llega a la gente del pueblo, hasta convertirse en la señal oficial. Ahora resulta que Caracol quiere echar reversa en su decisión y pretende volver al producto que en su momento desechó.

La Dimayor tiene que estudiar muy bien el tema pues darle derechos a todos puede ser una ‘prostitución’ absoluta del producto. Esa ‘novia’ llena de pretendientes no puede abandonarse al cariño de todos los que la desean. Es mejor seleccionar bien y pedir mucho más que compartir el amor con todos. Parece que Jesurún y los ‘garosos’ directivos, que en su gran mayoría han demostrado ser unos absolutos incompetentes para manejar las finanzas de sus equipos, están dispuestos a todo con tal de ampliar recursos. Están equivocados, una ‘guerra’ de la televisión no es buena para la Dimayor, es perjudicial y si en un momento logran más dinero, la imagen y seriedad pueden quedar averiadas y con consecuencias futuras graves.

A la Dimayor no le interesa el tema de la producción de los partidos. Al espectador que lo ve por televisión sí le interesa y mucho. La seriedad, manejo de la imagen, recursos técnicos, profesionalismo con el que ha manejado RCN TV este producto debe tener un premio. Ellos han invertido en el fútbol y lo han hecho muy bien. En cambio, la transmisión de FPC parece a veces tan chambona, tan amateur, tan escasa de recursos que la Dimayor tiene la obligación de hacérselo saber, de pedir registros técnicos más eficientes. Es notable la diferencia entre las dos transmisiones.

Jesurún, en el tema de televisión no todo es por plata.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

La final

El fútbol de hoy

Cuestión de fe

Enseñado a ganar

Semilla germinada