Por: Mario Fernando Prado

¿Des-confianza inversionista?

UNO DE LOS PILARES DEL GOBIERNO Uribe, junto con la seguridad democrática y la cohesión social, es la confianza inversionista. Esta premisa, mil veces cacareada, ha permitido la reactivación económica basada en la inversión nacional y extranjera, reflejada en proyectos de largo aliento que generan empleo, bienestar y progreso.

El Gobierno se ufana de haber conquistado esquivos capitales que antes o salían de Colombia o no la volteaban a mirar, gracias a unas reglas del juego claras, serias y responsables. A lo anterior hay que agregar los contratos de estabilidad jurídica a largo plazo, especie de garantías de que hoy no se diga una cosa y mañana otra.

Para paliar la crisis actual y la que se nos viene encima, atraer capitales extranjeros e incentivar los nacionales para que no se vayan, más que incuestionable y necesario, es de una urgencia manifiesta que no da espera. Sin embargo, estas directrices de la Casa de Nariño parecen no cumplirse en la misma sede presidencial, actuando en contravía con las políticas económicas del Estado y produciendo un ambiente de desconfianza e incertidumbre. Cambiar las reglas del juego en el camino, no es ni leal ni aceptable.

Por ello no se entiende la medida unilateral tomada en una fría madrugada por el Ministro de Minas, que decide bajarle el precio al etanol aduciendo razones que nunca consultó debidamente ni con el Conpes, ni con el Ministerio de Agricultura, ni con Planeación Nacional, ni menos con el presidente Uribe.

La medida, que muchos han calificado de agresión, desestímulo y parcialización —el etanol sí y el biodiésel no—, tiene que ser revisada y echada para atrás. Quienes se metieron en las multimillonarias inversiones del etanol, comprometiendo su patrimonio, endeudándose, no pueden ser objeto de una burla, timo o engaño.

Insisto: Si queremos que los capitales se queden aquí y aspiramos a que vengan inversionistas foráneos, no pateemos la lonchera y no borremos con el codo lo que se escribió con la mano.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

¡Avianca otra vez!

Cacao colombiano, chocolates suizos

No atizar el fuego

Una ministra excepcional

El Hotel Estación, abandonado