Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Desarrollo local y capital natural

LA PROPUESTA MOSAICOS DE CONservación (MC) busca romper el paradigma del cómo y el para qué de la conservación de los ecosistemas naturales.

MC se adelanta con el liderazgo de Patrimonio Natural, organización ambiental colombiana de la cual forman parte la Unidad de Parques Nacionales, las CAR, los centros de investigación y las organizaciones de la sociedad civil, con el apoyo del Banco Mundial y del Fondo para el Medio Ambiente Global. Hasta hace pocos años, la existencia de un Parque Nacional Natural (PNN) era considerado por las administraciones locales como una limitante al desarrollo, pues en el área del parque no se pueden adelantar actividades agropecuarias ni mineras, ni cobrar impuesto predial.

Con el reconocimiento y la valorización de los servicios ambientales, especialmente los relacionados con el agua, la biodiversidad, la retención de carbono y el ecoturismo, ahora se piensa distinto. MC busca hacer de las áreas conservadas —PNN, Reservas Naturales Regionales y Privadas— un motor para el desarrollo local y plantea que sean las organizaciones comunitarias las que definan cuáles son las acciones prioritarias que relacionan las áreas conservadas con las necesidades locales de desarrollo.

Antes, las áreas que rodean los PNN se definían como zonas de amortiguación y se pretendía restringir las actividades humanas, pues se consideraba que para hacer productivo un espacio se tenían que transformar los ecosistemas naturales, lo que afectaba negativamente los propósitos de conservación. Con MC se busca que los pobladores locales se conviertan en aliados de la conservación al hacer claros y evidentes los beneficios que los ecosistemas naturales generan sobre sus procesos productivos. Es necesario que las áreas conservadas irriguen el positivo impacto del capital natural a la zona periférica y que los servicios ambientales sean distribuidos y apropiados por las comunidades locales.

Un ejemplo claro de los impactos positivos de la conservación se encuentra en el área circundante del Santuario de Fauna y Flora del Volcán Galeras en Nariño, donde los campesinos hoy son defensores activos de los ecosistemas naturales por los efectos positivos que el bosque nublado y el páramo tienen sobre el agua.

Dado que la conservación genera beneficios a terceros, algunos Concejos Municipales están eximiendo del pago del impuesto predial a los propietarios de reservas naturales privadas, reconociendo así el impacto positivo local que tiene la recuperación y conservación como uso productivo para la planificación y el desarrollo local o regional.

Tanto para el Banco Mundial como para el Fondo para el Medio Ambiente Global es importante mostrar que los MC significan que las acciones de conservación se hacen más efectivas y se conservan mejor cuando se incrementa el beneficio para las poblaciones locales. Las áreas conservadas son un capital natural que apoya el desarrollo local.

*El autor es economista con especialidad en manejo de recursos naturales en el Banco Mundial. Los puntos de vista aquí expresados son del autor, no representan ni pueden atribuirse a la entidad para la cual trabaja.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

El Estado es más que Minambiente

La confrontación por el agua ya está

Abejas, agroquímicos y alimentos

Resnatur, 27 años conservando y produciendo