Descontaminación: ¡Medellín y Cali sí; Bogotá no!

Noticias destacadas de Opinión

Algunos lectores de la columna “Morimos contaminados y tranquilos” me pidieron registrar avances en Medellín y Cali, donde el derecho constitucional fundamental a vivir en un ambiente sano cobra vigencia y lleva a sus gobernantes a comprometerse con programas que buscan disminuir la contaminación. En 2019, en Medellín 64 buses eléctricos de 80 pasajeros y en Cali 164 buses de 50 pasajeros reemplazarán los buses diésel contaminantes, que generan muerte y enfermedades según el Instituto Nacional de Salud (INS). ¡En Bogotá, nada de nada!

En Bogotá, donde los 2.600 metros sobre el nivel del mar dificultan la combustión del diésel, haciéndolo ineficiente y más contaminante, seguimos reemplazando los buses diésel de Transmilenio por nuevos buses diésel y nada hacemos con los alimentadores ni las busetas. En muchas ciudades, las autoridades ya están sacando el diésel del transporte público y, cuando hay indicadores de contaminación alarmantes —muy inferiores a los que a diario vivimos en Bogotá—, prenden las alarmas amarillas e impiden la circulación de automóviles y buses diésel.

 

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.