Por: Harry Sasson

Desde los campos de lavanda

Plantaciones de huertos y árboles de olivos caracterizan esta región al sur de Francia.

Al sur de Francia queda al paraíso. Se trata de la zona de la Provence, colindante con el Mediterráneo y con Italia, famosa por sus eternos sembradíos de lavanda que perfuman el aire en épocas de inflorescencia y por sus lindísimos paisajes que Paul Cézanne inmortalizó en sus pinturas. De allí, de esa tierra de película, viene uno de los grandes aciertos de la cocina francesa: la mezcla de hierbas de Provenza, normalmente compuesta por tomillo, laurel, orégano, estragón y perejil. La mezcla de hierbas provenzales se utiliza en tomates horneados, en rodajas de zucchini, en estofados de carne y otras recetas.

Esta es la base de la cocina provenzal, una de las culturas culinarias regionales más importantes de Francia, de la que provienen la archifamosa bouillabaisse y el clásico ratatouille, popularizado por la linda película animada que lleva el mismo nombre (cómo olvidar al inocente Linguini y su amigo Remy). De acentos mediterráneos, la cocina provenzal es sencilla y natural, una oda al ingrediente y a los aromas y sabores de las hierbas locales, y un ejemplo es la receta que traigo a colación esta semana, unas colitas de langosta al estilo provenzal. En la cocina clásica, como manda la regla, la salsa de esta preparación lleva ajo, cebolla, tomate, hierbas provenzales y vino blanco; y en algún momento se le agregó crema de leche, quizá durante los tiempos en los que la cocina francesa en general estaba basada en salsas densas y cremosas. Pero se puede prescindir, y de esta manera quedará más fresca y ligera.

[email protected] / www.harrysasson.com

Colitas de langosta a la provenzal

Ingredientes (para 4 personas)

300 gramos de cola de langosta por persona
4 dientes de ajo

4 cucharadas de cebolla cabezona finamente cortada

3/4 de taza de tomate sin piel, sin semillas y cortado en cuadritos

1 cucharada de mezcla de hierbas de Provence

1/2 taza de vino blanco

1/2 taza de crema

2 cucharadas de mantequilla

2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación

Abra las colas de langosta por la mitad. Si decide dejarles el caparazón tardará un poco más la cocción, pero quedará más sabrosa. Sazónelas con sal y pimienta. En una sartén con el aceite de oliva sofría el ajo, luego la cebolla y cuando empiecen a transparentar agregue las colitas junto con con las hierbas de provenza. Cuando las colitas comiencen a cambiar de color, agregue el tomate y deje que suelte sus jugos. Añada el vino blanco, cocine hasta reducir a la mitad e integre la crema de leche. Para finalizar, agregue la mantequilla para dar brillo, rectifique la sazón y sirva.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson

Cereal para Supermán

La dulce remolacha

El lado dulce del arroz

Pappardelle con coliflor y jamón serrano

De aquí y de allá