¿Cómo responder a los retos en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible?

hace 49 mins
Por: Daniel Pacheco

Deslumbrarse y confundirse

“BEEN DAZED AND CONFUSED FOR so long it’s not true (He estado deslumbrado y confundido por tanto tiempo que no es verdad)”.

Le subo el volumen a Led Zeppelin, un viejo conocido al que puedo recurrir para describir el estado presente de confusión en el que los eventos políticos del fin de semana pasado me sumen.

 “Don’t know where you’re going, only know just where you’ve been (No sé a dónde vas, sólo sé de dónde vienes)”. Abandono ahora todas las pretensiones de análisis, explicación, propuesta o crítica. Siete años en los que uno sabía dónde había estado. Un país de aplanadoras, concentración de poder, régimen, y en los días más malos, dictadura. Posiciones claras, bandos definidos, durante lo que en el caso de este escritor cuenta como toda una vida de conciencia política. ¿Y ahora para dónde vamos?

“Sweet little baby I want you again (Dulce bebe te quiero otra vez)”. El futuro de grises y matices desconcierta de primerazo. Sería más cómodo volver a los blancos y negros desde donde mirábamos. Además es insoportable que la simpatía, dirigida ya por costumbre para los vencidos por el Gobierno, recaiga automáticamente sobre la foto de portada de Uribe, cogiéndose las manos, con la cabeza hundida entre los hombros. Las viejas costumbres son difíciles de cambiar de un día para otro.

  “Take it easy baby, let them say what they will (Fresca nena, deja que digan lo que quieran)”. Por supuesto hay quienes dicen que lo que sucede ahora se había advertido hace tiempo. Que era previsible que un proyecto político basado en cautivar masas y otorgar puestos se desgastara hasta caer en crisis. ¿Y si se veía venir cuál era nuestro miedo? ¿Cómo llegamos tan rápido a homogeneizar en nuestro lenguaje palabras como “régimen”, “aplanadora”, “príncipe”, o “indefinido”? ¿Los dictadores pierden como perdió el Presidente su control sobre el Congreso? ¿Las democracias de papel tienen Cortes así de escrutadoras?

“Been dazed and confused for so long it’s not true (He estado deslumbrado y confundido por tanto tiempo que no es verdad)”. No digo que el lenguaje haya sido incorrecto, ni que el miedo haya sido injustificado, pero me lo pregunto. Y aunque sea incómodo es emocionante. Poner entre signos de interrogación lo que uno pensaba del pasado, lo que antes había afirmado vehementemente, lo que creía con convicción y lo que estaba seguro de que iba a pasar, abre toda clase de posibilidades. Es como arrancarse de un sino amargo que inducía a la repetición de lamentos.

No es una confusión para cantar victoria. Si la pregunta es sincera uno debe estar dispuesto a recibir respuestas de todo tipo. De pronto no ha cambiado nada, de pronto la confusión es sólo parte del plan. Pero de pronto no hay plan, y considerar esta posibilidad deja ver (y participar de) los acontecimientos como posibilidades reales de crear cambios y definir nuevos futuros.

[email protected]

Buscar columnista