Por: Columnista invitado EE

Desmanejo político de la pandemia

Por: Miguel Villa Uribe

Puede haber mucha incertidumbre alrededor del Covid-19, pero la única certeza es que los gobiernos han fallado espectacularmente. Empezando por China. Su hermetismo mediático hace que siempre nieguen la situación sanitaria hasta que ya sea demasiado tarde, tal como ocurrió en el pasado con las epidemias del SARS y el H5N1. Por otro lado, China tiene una responsabilidad gigante con el mundo, y es acabar los mercados de animales abiertos, estos son un cultivo virus y bacterias para crear estas epidemias que tienen al mundo en jaque. Podremos admirar como han manejado la situación en estas instancias, pero la realidad es que nunca debió ocurrir.

Después hemos visto cómo en Europa las cosas se han salido de las manos, especialmente en Italia, España, Francia y hoy Alemania, de nuevo por mal manejo inicial debido al desconocimiento, y luego han tenido que tomar la decisión de implementar la medida de cuarentena total, pero todo esto sin armonía con los demás países de la región, especialmente el Reino Unido, donde en un principio decidieron no parar y al ver que la epidemia no paraba ya cancelaron todos los colegios del país y poner en cuarentena a la población adulta por termino de cuatro meses. Pero todo esto no tiene sentido ya que la cuarentena solo sirve si todos la hacen al mismo tiempo.

Por otro lado, EE. UU. hace todo diferente y más aún en la era Trump; es parte de su nacionalismo. Pero la cantidad de errores que se han cometido ha sido muy problemática. Empezando porque Trump desconoció la llegada del virus al país, la cual como todos sabemos era inminente; después se les ocurrió hacer sus propios tests del virus porque no confiaban en el proceso chino, pero estos resultaron no funcionar, asi quedando en absoluto desconocimiento de la real propagación del virus. A estas alturas, y después de una larga serie de errores, no saben ni cuántos contagiados realmente tienen, ni cómo lo van a afrontar, mas que el as bajo la manga del poderío americano, inyectar dinero en la economía para mantener la tranquilidad (ya se está hablando de 1 trillón de dólares, casi 3 veces el PIB de Colombia). Y es que a la larga este es el problema más grave de todos, la economía, puesto que el virus va a matar gente, pero hasta ahora las cifras son bajas para la calidad de pánico en la que estamos viviendo.

Ya llegando a Latinoamérica esto se ha convertido en un circo de insensatez, pero sin duda nosotros nos llevamos el primer puesto. Nos pusimos a hacer una travesía a través del mundo para repatriar a 14 colombianos de Wuhan, para que a su llegada el virus ya hubiera llegado como Pedro por su casa por el aeropuerto El Dorado, donde el despelote ha sido tal, que hasta la cabeza del gerente del aeropuerto le ha costado por su mal manejo, ya que por ahí entró la epidemia al territorio nacional. Por otro lado, el presidente decía que no podía cerrar el aeropuerto por razones constitucionales, pero a la vez declaró el estado de emergencia invocando la Constitución política, en el articulo 215, donde le permitía facultades especiales como cerrar el aeropuerto para contener la pandemia, a menos, claro, que se hiciera un verdadero control del mismo.

Todo esto nos deja claro que necesitamos protocolos internacionales claros y que los líderes de cada país dejen sus egos y creatividad a un lado y adopten un solo protocolo; esto es perfectamente superable en un mes si todos los países siguen el mismo libreto. Esta no parece ser la epidemia que ponga en riesgo nuestra existencia, pero sin duda nos va deja una gran incertidumbre de cómo sería la situación donde fuera mucho más mortífera. Por otro lado, la crisis económica va ser gigantesca en los países en vía de desarrollo. Los países desarrollados no tienen problemas, ellos pueden imprimir más billetes para afrontar el impacto económico; se calcula que alrededor de 1,5 trillones de dólares podrían inyectarse en estas economías para mantener la tranquilidad, pero nosotros no podemos hacer lo mismo, no podemos imprimir más dinero y nuestra productividad se está cayendo. Por el momento tendremos que tomar todas las medidas necesarias y esperar que esta tormenta pase para ver donde quedamos.

910570

2020-03-21T21:53:02-05:00

column

2020-03-21T22:00:01-05:00

ficaco04_81

none

Desmanejo político de la pandemia

34

4350

4384

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado EE

Los abuelos del olvido

A grandes problemas, grandes soluciones

Aislamientos: ¿peor que la enfermedad?

Entre primo y primo...