Pazaporte

Despertemos

Noticias destacadas de Opinión

Bryan, hijo de María del Pilar, gritó de tristeza, de rabia, de impotencia. Gritó de soledad y nadie se atrevió a abrazarlo. Quizá un abrazo habría significado otra sentencia de muerte. Una más. Otra sábana en Medicina Legal. Otro número en el capítulo de los muertos olvidables, de los recicladores reciclados por la violencia, de los líderes que reclaman su espacio en el país que los trajo al mundo y amenaza con llevárselos de un tiro en desgracia.

Así de crueles, de cotidianos y cobardes son los ataques en los territorios dominados por la intimidación y las balas. Y en contraposición, así de valientes y admirables son quienes lo arriesgan todo por defender los derechos de su comunidad, el pedazo de tierra que les pertenece, el pedazo de dignidad que nunca nadie debió arrebatarles.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.