Por: Columnista DATAiFX

Despertó el dólar

El dólar dio señales de vida el lunes por cuenta, en parte, de un mercado poco profundo que rápidamente lo hizo saltar de $1.804 a $1.815.

Este despertar se dio luego de varias semanas en un corto rango de operación, entre $1.795 y $1.800, relativamente inmune al acontecer mundial.

En buena parte de septiembre y octubre, el volumen del mercado se había reducido y el rango en el que operaba se mantuvo lateral por cuenta, entre otras cosas, de una estructura de exposición a activos colombianos sin monetizaciones. En particular, el inversionista extranjero dejó de traer recursos marginales a partir de agosto y se concentró en inversiones en yankees y la curva wap del dólar, con lo que de manera sintética elaboró un rendimiento similar al de los títulos de deuda colombiana en pesos. Esta figura se conoce como un NDF (Non Delivery Forward) y permite obtener retornos correlacionados con los TES sin necesidad de traer el capital al país, limitando la entrada de divisas.

Ello, en conjunto con una política más agresiva por parte del Emisor y el Gobierno, había permitido mantener un nivel prácticamente inmune ante la volatilidad de los mercados internacionales que sí se registró en otras monedas como el peso mexicano o el chileno.

Sin embargo, el lunes, hacia las 10 de la mañana, el mercado comenzó a evidenciar una cierta tensión que terminó por empujar a la moneda por encima de $1.810 y se sembró la semilla del nerviosismo, que podría llevar a que el mercado sea más volátil antes de retornar a una tendencia hacia la apreciación.

 

*Alejandro Reyes, Ultrabursátiles

Buscar columnista