Por: Cecilia Orozco Tascón

"Desuribizar la corrupción"

Un buen publicista se habría quebrado la cabeza antes de encontrar frase tan perfecta. La estrategia del grupo Nule no podría resumirse mejor, si su propósito hubiera sido promocionarla, claro.

Pero sabemos que ese clan planea alcanzar el principio de oportunidad para conseguir la libertad, pasar por víctima e irse al exterior a disfrutar el dinero de los colombianos, clavando a su contraparte oficial en la corrupción local mientras borra a sus cómplices en la corrupción nacional. Por fortuna, el dichoso principio no es válido sólo para ellos. También para otros que participaron en el billonario saqueo a los recursos públicos. Inocencio Meléndez, exdirector jurídico del IDU, aventó a mucha gente para que su propia condena se redujera, tal como se redujo apenas a siete años de prisión que pagará en tres. El 16 de agosto recién pasado, Meléndez confirmó ante la Corte la rapiña de muchos en la administración de Bogotá y además reveló la identidad de los contactos de los Nule con el Ejecutivo nacional. Recreemos a Meléndez de acuerdo con lo que le consta y con lo que le contó, en épocas alegres, un socio de los Nule:

• “En copia del correo electrónico que entregué (se) da cuenta del vínculo de estos señores (Nule) con Gabriel García, viceministro de Transporte… (así) no solamente estuvieron al tanto (de lo que ocurría) en el INCO sino que… tenían ‘fumigado’ a Invías”.

• “El vínculo estaba integrado de la siguiente manera: Edmundo del Castillo (secretario jurídico de la Casa de Nariño) era amigo del doctor (Daniel) Largacha (hoy defensor de los Nule). Ambos (eran) amigos personales de Rina Mendoza, esposa de Miguel Nule… El apoyo (se daba) desde la Secretaría Jurídica de la Presidencia y (desde el viceministerio) con García…”.

• “El libreto consistía en conseguir… descabezar a (los) funcionarios del Distrito y encubrir a los de la Nación… y para ello contrataron al doctor Largacha… gracias a la cercanía (de éste) con Mendoza, del Castillo, y a la relación de Largacha con el Invías”.

• “El (viceministro) les ayudó en la adjudicación del contrato… conocido como (Isnos) Paletará (vía entre Huila y Cauca)…”.

• “Los Nule se ganaron el contrato Bogotá-Girardot gracias a que, de manera ilegal, obtuvieron un documento que sólo podía tener el INCO…”.

• “Así mismo celebraron contrato con la Dirección Nacional de Estupefacientes”.

• “La DIAN… (a sabiendas) de que no estaban al día en sus obligaciones… les adjudicó el contrato… que generó… una especie de legítima confianza en las demás entidades…”.

• “En relación a Fonade, es importante verificar la participación del grupo Nule para el proceso de construcción de cárceles…”.

• “Con el Departamento de Planeación Nacional (obtuvieron indirectamente) los contratos de interventoría a los recursos de la Nación (en materia) de regalías”.

• “… A mí, el señor Juan Pablo Luque, presidente (de Segurexpo), me expresó que tenía interés en solucionar el problema de los contratos… de los Nule (porque) eran buenos muchachos…”.

Dos funcionarios del primer círculo presidencial y nueve entidades públicas involucradas en el mayor desfalco que ha sufrido Colombia en su historia, no serán suficientes para decir que la corrupción es uribista. Pero tampoco para “desuribizarla”, señor Procurador. A usted le corresponde destituir a los Moreno si son responsables. Pero la historia le cobrará su decidida colaboración con los Nule, ayudándolos a ocultar a los corruptos del gobierno anterior por “desuribizar” la investigación antes de siquiera iniciarla.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cecilia Orozco Tascón

El fiscal y su peligrosa obsesión contra la JEP

El uribismo en su laberinto

Corrupción de corrupciones

Nuevo contralor: pez en todas las aguas