Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Diálogo ambiental y Sina

EL 10 DE JULIO SE REALIZÓ EN LA Universidad de los Andes, convocado por el Foro Nacional Ambiental, la Embajada de Holanda y el Banco Mundial, un importante diálogo entre ambientalistas para evaluar los 15 años del Sistema Nacional Ambiental (Sina).

A la mesa redonda asistieron varias ONG ambientales, el sector productivo, las CAR, varios ex ministros y directores del antiguo Inderena, y funcionarios del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, entre ellos el Ministro y la Viceministra de Medio Ambiente.

Este encuentro, el primero de varios programados en diversas regiones del país, fue un diálogo intenso y extenso, que llevó todo un día de presentaciones, comentarios y evaluación.

Se analizaron los costos económicos asociados a la degradación ambiental, que para 2006 fueron estimados en el equivalente de 3,7% del PIB del país, y que están representados en costos asociados a salud, efectos negativos sobre productividad y muertes prematuras relacionadas con la mala calidad del aire y con los llamados “desastres naturales” provocados por el inadecuado manejo del medio ambiente y la falta de un efectivo ordenamiento ambiental del territorio.

En el encuentro se señaló la necesidad de valorar el positivo efecto económico y sobre calidad de vida que generan los espacios naturales conservados y bien manejados y el potencial que tiene Colombia de negociar recursos internacionales asociados a los servicios ambientales que prestan al Planeta nuestros bosques naturales.

En términos del aporte del presupuesto nacional a la gestión pública ambiental, es preocupante el continuo descenso, observado desde mediados de la década de los 90 hasta 2006, en la asignación de recursos para apoyar al Sina y su gestión. Aun cuando esta asignación se ha recuperado desde 2006, es aún insuficiente. Esperamos que esta tendencia se mantenga en el futuro, pues los temas ambientales requieren mayor prioridad y atención presupuestal desde la política pública.

El uso de los recursos disponibles, especialmente los utilizados por las CAR, presenta grandes ineficiencias. Afortunadamente la actual directiva de la Asociación Nacional de CAR está comprometida en liderar una mejor interacción entre éstas, el Ministerio del Ambiente y las comunidades locales, con el fin de hacer más eficiente y efectiva su gestión. Falta ver qué se logra a este respecto, pues las virtudes de un sistema descentralizado y participativo son muchas y se han desaprovechado.

Respecto de los institutos de investigación, es claro que la atención del Gobierno Central ha sido insuficiente. Especialmente si queremos aprovechar la oportunidad de hacer de Colombia una potencia por su naturaleza y su uso sostenible y productivo. Colombia tiene un gran capital humano, con capacidad e ingenio para aprovechar de manera sostenible y novedosa nuestra base de recursos naturales. Sin embargo, falta un mayor compromiso del Estado. Convendría seguir el ejemplo de Brasil, donde se invierten importantes recursos para favorecer los centros de investigación que buscan generar un desarrollo económico basado en un mejor uso del capital natural.

En cuanto al manejo del territorio y sus recursos, aún queda mucho por hacer. Si bien el Sistema de Parques Nacionales recibe mejor atención ahora que en el pasado, aún es precaria la asignación para manejar más de 10% del territorio y conservar muestras muy importantes de los ecosistemas naturales, que son potencial de desarrollo para el futuro común. Además, falta apoyo a las reservas privadas y a las regionales, donde la sociedad civil y algunas CAR han tenido valiosas iniciativas, y al manejo y aprovechamiento sostenible de la biodiversidad en los paisajes productivos. También es necesario apoyar la gobernabilidad de grupos indígenas y comunidades negras para el manejo de los territorios comunales, hoy presionados por grupos armados ilegales.

En fin, estos 15 años de Sina muestran algunos logros y señalan la urgencia de consolidar el diálogo y la gestión conjunta entre sociedad civil y Gobierno para avanzar en urgentes tareas ambientales que definirán nuestro futuro inmediato.

*El autor es economista con especialidad en manejo de recursos naturales en el Banco Mundial. Los puntos de vista aquí expresados son del autor, no representan ni pueden atribuirse a la entidad para la cual trabaja.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Coca ≠ cocaína

Árboles urbanos y calentamiento global

Parques nacionales y producción sostenible

Sol y viento para el nuevo Gobierno