Por: Yohir Akerman

Dinámica política

Aunque dicen que la política es dinámica, la realidad es que los políticos siempre son los mismos. Solo que se distribuyen el dinamismo.

Así lo concluye una lista elaborada por el representante a la Cámara por Bogotá David Racero, que muestra cómo los viejos caciques políticos se reparten el poder. El representante utiliza como objeto de estudio el Valle del Cauca que en octubre elegirá los cargos más importantes del departamento: la Gobernación del Valle y la Alcaldía de Cali.

Tomemos algunos de sus datos y traten de no perderse con la cantidad de nombres, lazos, líos e investigaciones.

Empecemos.

Uno de los aspirantes a la Alcaldía de esa ciudad es el señor Roberto Ortiz, conocido popularmente como el Chontico. Llega respaldado por los liberales, la alianza entre el Movimiento Significativo de Ciudadanos, el Centro Democrático y el Partido Conservador. Chontico fue candidato en el 2015 al mismo cargo, pero por el Partido Liberal y de ahí su frase celebre: “Hace cuatro años no perdí, sino que aplacé el triunfo”. (Ver Entrevista El País).

Pero en el aplazamiento cambió algunos de sus ideales políticos.

El Chontico está con todos. Fue aliado en el pasado de Angelino Garzón en 2003, quien actualmente es embajador de Colombia en Costa Rica, a pesar de lo que pasó con su hija Ángela Garzón, quien recientemente renunció al Centro Democrático cuando el partido le quitó su apoyo a la Alcaldía de Bogotá.

Por otro lado, en la misma carrera está Jorge Iván Ospina Gómez, que fue alcalde de Cali entre el 2008 y 2011. Para esa elección fue fórmula del exgobernador Juan Carlos Abadía, que terminó inhabilitado por el término de 10 años debido a irregularidades en contrataciones. (Ver Destitución).

Abadía tenía una fuerte alianza con el entonces senador Juan Carlos Martínez, uno de los más grandes barones electorales del Pacífico y quien terminó condenado dos veces. La primera, a siete años por parapolítica y la segunda, a cuatro años más por tener una “registraduría paralela” con la que alteró la votación de las elecciones atípicas para la Gobernación del Valle en las que pretendía favorecer a Francined Cano, pero resultó electo Ubeimar Delgado. (Ver Registraduría paralela).

Pero lo mejor del candidato a la Alcaldía Ospina Gómez es que ha tenido varios procesos en su contra y, en uno de ellos, por presunta contratación irregular para la remodelación del estadio Pascual Guerrero cuando fue alcalde. Pues, oh sorpresa, el juez ponente de su caso era el magistrado Gustavo Enrique Malo, vinculado al Cartel de la Toga. Y el abogado de Abadía, aliado de Ospina Gómez en esa candidatura, fue el exfiscal Luis Gustavo Moreno, preso por el mismo cartel y por negociar casos en los que Malo era el juez. (Ver Llamado a juicio).

Se empieza a complicar, pero avancemos que cada vez se pone peor.

Vamos a la carrera por la Gobernación donde la saliente Dilian Francisca Toro es el poder real. Toro es hoy aliada política de Clara Luz Roldán, que aspira a reemplazarla en el cargo de ese departamento. Ella fue directora de Coldeportes en el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos.

Sobre la alianza Toro-Roldán es importante ver las denuncias del exesposo de Clara Luz Roldán sobre su madrina política Dilian Francisca Toro. El abogado Gustavo Adolfo Prado denunció a la exsenadora Toro, en lo que denominó una “empresa electoral” que pondría al sistema de salud a su servicio.

Para justificar la denuncia reveló siete préstamos en el 2007 de entre $10 y $35 millones a aspirantes a cargos de elección popular en distintos municipios del Valle, a través de la firma Ceiba Verde como una manera de asegurar respaldos, votos y, además, comprometer las administraciones y recibir contratos, según Prado. (Ver Denuncia Noticias Uno).

Sigamos.

El otro aspirante a la Gobernación es el exconcejal liberal Carlos Clavijo, avalado por el movimiento de autoridades indígenas AICO y primo del ya mencionado exgobernador Juan Carlos Abadía.

Es importante recordar que fuera de las irregularidades en contratación, el exgobernador destituido Abadía también salió del cargo al comprobarse que le hizo proselitismo al hoy convicto Andrés Felipe Arias. Por eso la Procuraduría General también lo destituyó e inhabilitó, como quien dice, no solo por corrupto sino también por lambón.

La Procuraduría determinó que el entonces gobernador del Valle del Cauca participó en política al estar presente en una reunión que se realizó el 20 de febrero de 2010 en el corregimiento de Rozo, Palmira, junto a 21 mandatarios locales y el entonces precandidato conservador Arias.

En medio de la polémica, Noticias Uno publicó dos fotografías que confirmaron la presencia de Arias en dicha reunión y en las imágenes se observa al precandidato conservador y a su lado el entonces gobernador Juan Carlos Abadía, con lo que parecen ser afiches de campaña.

También se conoció una grabación, quizá la prueba más explosiva por el contenido, en la que se escucha la voz del excongresista condenado por el Proceso 8.000 Carlos Herney Abadía, padre del exgobernador del Valle, hablando de la reunión de su hijo el gobernador con los alcaldes y Arias, y aclarando textualmente que su hijo “... Juan Carlos va a apoyar a Andrés Felipe por orden del presidente Uribe”. (Ver La grabación).

Lo mejor, o lo peor de esa historia, fue que después se comprobó que la reunión de Arias y Abadía se realizó en la finca de un testaferro de Wilber Varela, alias Jabón. (Ver Autoridades ocupan finca).

Pero se complica más.

Francisco José Lourido, que fue el reemplazo de Abadía cuando fue destituido en la Gobernación, es hoy de nuevo el candidato por el Centro Democrático. Lourido fue designado como gobernador del Valle en el último cargo que entregó como primer mandatario Uribe Vélez a dos días de convertirse en expresidente.

La decisión fue criticada ya que debían hacerse elecciones. Pero la posesión de Lourido fue solo el primero de los problemas que tuvo el gobernador designado ya que estuvo relacionado con el famoso escándalo de Termopacífico. Recordemos que para lograr construir una hidroeléctrica en el Valle, la Sociedad IPCO y Emcali conformaron la sociedad Termopacífico S.A.

Esa sociedad hizo un negocio con la empresa de la familia Lourido Salento S.A. para la compra de un lote que fue vendido en un precio superior al verdadero. Vaya detalle.

Eso sin mencionar que Lourido estaba supuestamente inhabilitado para ser gobernador ya que intervino como contratista en varios convenios y contratos con entidades administrativas, seis meses antes de su nombramiento. (Ver El dossier).

Para ir cerrando, está Álvaro López Gil del Partido Conservador, que también busca ser gobernador del Valle, pero es impulsado por Ubeimar Delgado, exgobernador entre 2012 y 2015 y a quien la Fiscalía le acabó de imputar cargos por los delitos de fraude procesal, falsedad ideológica, destrucción, supresión y ocultamiento de documento público. (Ver Fiscalía imputó cargos).

Según el ente investigador, el exmandatario habría incurrido en irregularidades en el año 2015 al nombrar como secretaria de Turismo y Comercio del departamento a Jessica Echeverry Rodríguez, siendo hija de Albeiro Echeverry, que para ese entonces era concejal electo de Cali.

Ubeimar Delgado fue propuesto por Duque a la Embajada de Suecia, pero tuvo problemas al posesionarse porque no cumplía con los requisitos para el cargo y ahora se dedica a hacerse con la Gobernación a través de López Gil. Delgado es tío de Mauricio Delgado, que fue senador y es hermano del exsenador César Tulio Delgado.

Finalicemos.

Por el petrismo está la exministra de Trabajo del gobierno de Juan Manuel Santos Griselda Janeth Restrepo. Ella fue senadora por el Partido Liberal inicialmente y no es que esté libre de pecados. La Procuraduría le adelantó una investigación disciplinaria por acoso laboral cuando fue superintendente de Subsidio Familiar. Fuera de eso fue acusada por convertir la Supersubsidio en un fortín politiquero, que manipulaba informes y engavetaba expedientes a su antojo, y que puso a cercanos colaboradores a vigilar cajas de compensación intervenidas para “su propio beneficio”. (Ver Fortín politiquero).

Todo este enredo prueba que la política no solo es dinámica, sino que los caciques electorales tienen clara la dinámica política.

@yohirakerman, [email protected]

875510

2019-08-11T05:45:00-05:00

column

2019-08-11T06:37:51-05:00

jrincon_1275

none

Dinámica política

19

10019

10038

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

Círculo vicioso

El Parqueadero y El Aro

El Parqueadero y los Doce

El parqueadero

Construyendo futuro