Por: Felipe Jánica

Dios los hace y ellos se juntan

Juntarse con personas exitosas es quizá uno de los principales motivadores de los emprendedores, empresarios y profesionales. Lo más importante es quizá que con ello se puede seguir un modelo o patrón de conducta. Lograr ser igual o más exitosos que sus modelos a seguir es más bien el desafío. Qué hay detrás de un profesional exitoso es una de las principales preguntas que todos nos hacemos.

Si bien el dicho lo deja claro, es importante no sólo juntarse con gente exitosa sino descubrir qué es lo que ha hecho exitoso a ese(a) modelo a seguir. Así pues, no sólo basta con seguir personas exitosas sino más bien descubrir qué es lo que —para muchos y para uno— los hace exitosos. En la gran mayoría de los casos, los modelos a seguir son los de personas millonarias. Pero en realidad lo que hay que descubrir es cuál es el verdadero significado de riqueza que queremos en cada caso.

En el caso de las empresas pasa lo mismo. Hay que recordar que las empresas no se manejan solas. Detrás de cualquier modelo exitoso de negocio hay quizá no sólo una persona sino toda la organización, la que no sólo incluye sus empleados sino sus interesados claves (stakeholders). Es por esto que las empresas exitosas no sólo lo son de cara a sus dueños o accionistas y socios sino para sus interesados claves o comunidad vinculada. Si se trata de buscar un modelo de negocio exitoso a seguir es importante preguntarse por qué queremos ser exitosos con el modelo de negocio, cualquiera que se escoja.

Es cierto que cuantas más personas exitosas lo rodean a uno o uno se rodea de ellas más oportunidades de ser exitoso se tiene. Pero no sólo de gente exitosa hay que rodearse, hay que, más bien, buscar la causa raíz del éxito. Esto es bien importante, porque no sólo la riqueza es el indicador correcto de éxito sino qué tan bien se está con sus stakeholders. Lo primero en lo que hay que reflexionar es que cuando se piensa en un modelo de negocio o emprendimiento éste tiene que ser lo suficientemente bueno no sólo para el retorno de inversión, sino con el retorno para todos los interesados claves, en donde lo más importante serán sus compradores o clientes.

Volver a lo básico entonces será la tarea de cualquier organización, grande, mediana, o pequeña, o incluso un emprendimiento nuevo (startup). En este sentido, lo básico es la idea principal del negocio y ésta tiene que ser pensada no sólo de cara al retorno de corto plazo sino en su sostenibilidad y perdurabilidad en el tiempo. Para ello es necesario que se piense estratégicamente donde lo más importante siempre serán los stakeholders, es decir sus clientes, los proveedores, los empleados, la comunidad, las entidades de vigilancia y control y los accionistas. En resumidas cuentas, cuanto más se involucre el negocio con sus interesados claves y se los tenga en cuenta, más exitoso será.

Así las cosas, cuando hacemos alusión al dicho del título, lo importante es saber con quién se rodea uno en lugar de buscar reconocimiento por cuenta de su red de contactos. Saber identificar quiénes o con quiénes ha de juntarse es quizá uno de los desafíos por resolver. Para empezar por resolver ese desafío es necesario que identifiquemos qué es lo que queremos y por qué lo queremos, con la sola respuesta de estas simples preguntas podremos identificar con quién nos queremos juntar. En lo que hay que tener cuidado es que con quien se quiera uno juntar debe ser pensando en el beneficio común y no sólo en el beneficio de lo que se pueda retornar.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Jánica

El poder de la anticipación

A que no me confundo

A crecer con propósito

A ponerse los zapatos del cliente

Cuidado con las ligerezas