¿Cómo hacer para que el mandato anticorrupción no quede en el aire?

hace 53 mins
Por: Columnista invitado

Disminución de la pobreza rural: tarea pendiente

Los recién publicados datos de pobreza en Colombia son buenos, pero dejan un sinsabor.

Cerca de 152.000 personas salieron de la pobreza a nivel nacional en el último año, a junio de 2013, y con esto la pobreza se redujo en 0,7 puntos porcentuales, afectando ahora al 32,2% de la población. 

Destaca que, a pesar de la desaceleración de la economía que se inició a mediados de 2012, se logra mantener ritmos de reducción de la pobreza. Dicho esto, en la última década cerca de 3 millones de personas han logrado salir de la pobreza, lo que muestra los buenos resultados de políticas activas para su disminución, implementadas por los sucesivos gobiernos nacionales.

Sin embargo, preocupa la forma desbalanceada como se dan estos avances. Mientras en los centros urbanos cerca de 200.000 personas salieron de la pobreza, en las zonas rurales entraron 48.000, lo que ha producido un contraste difícil de celebrar: mientras que el 28% de la población urbana es pobre, la cifra llega al 46% en el campo. Esta diferencia se explica en parte por el aislamiento histórico de las zonas rurales tanto en lo económico como en lo institucional.

El acceso a los servicios básicos de educación, salud y saneamiento es precario aún en muchas zonas rurales, así como el acceso al mercado formal urbano, a la tierra y a las políticas para la reducción de la pobreza. A futuro tenemos el reto de acercarnos de manera más focalizada a los problemas del campo y estructurar una política que apoye su crecimiento, tanto a través del desarrollo de infraestructura e institucionalidad, como de la implementación de políticas que proveen los incentivos económicos adecuados.

Más aún, a nivel nacional el ritmo de reducción de la pobreza ha disminuido recientemente, evidenciando que se va a hacer cada vez más difícil lograr mejoras marginales a pesar de los altos niveles de pobreza que persisten. Parecería que ha llegado el momento de echar mano de nuevos esquemas institucionales o experiencias internacionales para este fin, que busquen soluciones nuevas y creativas.

*  Economista jefe, BBVA Research.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Refugio: una lotería para pocos en Colombia

Turismo sostenible, alternativa para el Amazonas

El antropoceno en Colombia