Por: Felipe Zuleta Lleras

Disparan los criminales

NO TENGO MEMORIA RECIENTE DE haber visto una situación como la que se está viviendo por cuenta de los casos de corrupción que están investigando los órganos de control, con una eficiencia que tampoco recuerdo haber percibido en el pasado reciente.

Dijimos hace meses que empezarían las correspondientes campañas de desprestigio en contra de cualquiera que se metiera con las mafias que en los diferentes campos se han alzado con la plata de los colombianos.

Y esta semana sí que ha sido especialmente significativa si de desprestigiar se trata. Desde diferentes flancos le dispararon a la fiscal general, al procurador, a la contralora, al auditor y aun al propio presidente de la República y al ministro del Interior.

Entre los expertos en información negra se habla del “character assassination”, que consiste en acabar con el buen nombre y reputación de una persona. Y eso es precisamente lo que está pasando. Esas estrategias de desprestigio pasan por todo: desde meterse con la vida privada de los funcionarios hasta endilgarles supuestas conductas ilícitas que, aun sin serlas, las hacen aparecer como tal.

Hace mucho tiempo que no veíamos a un gobierno actuando con compromiso de la mano de los órganos de control para desenmascarar a los corruptos, como sucedió esta semana frente al cartel de la salud.

En cuanto a la fiscal Morales el país debe entender que en semanas ha tomado decisiones que por meses tuvo engavetados su antecesor, tocando intereses que eran impensables. El caso de los Nule a quienes hizo venir desde Italia y a quienes les imputó cinco cargos, faltando aún otros según ella misma ha explicado. En el caso de AIS, tiene presos a quienes la Fiscalía considera responsables de ese desfalco. Los jueces de garantía han avalado todas sus decisiones. Y ha trascendido que vienen otras imputaciones al más alto nivel. Se atrevió a meterse en contra el exsecretario general de la Presidencia por las chuzadas y tiene presos a los principales responsables de robarse la plata de los colombianos.

La contralora también fue víctima de una patraña para desprestigiarla, cuando ha sido ella la que desde su entidad ha embargado bienes de los corruptos en todos los temas sensibles y ampliamente conocidos por el país. Si la conocieran no serían tan brutos de meterse con ella.

Lo grave es que mientras los pillos gozan de todos los derechos, sus investigadores están expuestos a las amenazas, los rumores, el desprestigio.

Pero en todo esto hay un hecho claro: los medios de comunicación llevamos muchos años denunciando cómo se han robado al país sin que nunca pasara nada trascendental y, ahora que los órganos de control se mueven, nos prestamos irresponsablemente a hacerles el juego a los criminales que han montado una guerra mediática en contra de quienes están tomando las decisiones.

 Notícula: ¿Acaso la Dra. Alicia Arango de verdad cree que con su carta a este diario despejó todas las dudas de su paso por Presidencia?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Transmilenio por la séptima

El discurso de marras

Juan Manuel Santos en la historia

Preguntas al contralor general

Todos contra Duque