Por: Cartas de los lectores

Docentes en riesgo

A diario se vive en el sector oficial una de las crisis más agobiantes, severas, intransigentes y alarmantes: la que les toca sobrellevar a los educadores.

Como enfrentar el irrespeto, la altanería, la soberbia y arrogancia de algunos alumnos irresponsables, sinvergüenzas, que no tienen sentido de pertenencia con su formación, que van al colegio a todo, menos a aprender. El riesgo a que están expuestos los docentes de ser agredidos, amenazados y/o violentados.

Nuestro sistema educativo ha venido perdiendo fortalezas, como la disciplina, la moral y ética de los estudiantes, que los vándalos de las pandillas tienen que estar dentro de las instituciones educativas haciendo de las suyas y cómo las leyes los protegen. El problema crece cada vez más. En los últimos años los colegios están invadidos de violencia, vicio, matoneo y muchas otras cosas. Se ha perdido la formación moral y en valores de los hogares, siendo los docentes víctimas de la grosería, patanería e irrespeto de alumnos.

Es preocupante y lamentable la situación de que los jóvenes desde muy temprana edad, o mejor desde niños, están consumiendo sustancias psicoactivas y los padres ni cuenta se dan. El problema está creciendo, los adolescentes hacen lo que les da la gana y nadie puede decirles nada, muchos roban y maltratan a los compañeros de clase y las denuncias que hacen los directivos y docentes ante las autoridades no sirven de mucho, porque el abandono de los padres y las leyes permisivas han hecho de ellos, partidarios y viciosos, sin normas, ni responsabilidades.

El panorama cada vez está más nubloso, si no se toman medidas, vamos a ser una sociedad cada vez más descompuesta, en todos los estratos; ¡hay que poner leyes a los jóvenes desadaptados, que se multiplican por cantidades!

La admiración y el respeto hacia los profesores han pasado a un segundo plano, ellos constituyen uno de los colectivos profesionales más afectados por esta problemática, que la viven a diario, soportando las inclemencias, la desconsideración, insolencias y amenazas de alumnos, poniéndolos en gran riesgo, afectando su salud, su estado emocional, espiritual y moral.

 

Anuar Cortázar Cáez. Cascajal.

 

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

No es la universidad, es la educación

Dos cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores