Por: Yohir Akerman

Donbernabilidad Democrática

El 3 de octubre el expresidente Álvaro Uribe, desde la Comuna 13 en Medellín, justificó la famosa Operación Orión que autorizó en su gobierno en la que militarizó esa zona para, según él, acabar con la guerrilla que azotaba ese sector del Valle de Aburrá.

“Y ahora resulta que el malo soy yo, esos corrompidos aliados de Santos que le tienen pánico al terrorismo, que nunca lo combatieron, dicen que fue una operación paramilitar. Esto estaba lleno de paras y guerrillas que nunca combatían y ahora vienen a buscar fosas para meterme a la cárcel”, dijo el expresidente justificando la controvertida operación con la que se inauguró la política de Seguridad Democrática.

Esto lo hizo preparando el terreno ya que la próxima semana se van a cumplir 15 años de este acontecimiento por lo cual hay que aprovechar las palabras del expresidente para recordar algunos hechos.

El 16 de octubre de 2002 más de 3.000 uniformados entraron en la Comuna 13 en una operación de alto nivel para, con vida o sin vida, capturar a todas aquellas personas que se creía que podían pertenecer a los grupos armados de izquierda. La operación duró cinco días.

Penetrar la Comuna 13 significaba para las autoridades retomar el control de un territorio en el que operaban, camufladas entre civiles, las milicias urbanas de las Farc, el Eln y los Comandos Armados del Pueblo.

Esto hacía parte de una línea de actividades militares que se habían iniciado pocos meses atrás, con la Operación Mariscal, con la que también se intentó dominar esa comuna con los mismos propósitos pero no con los mismos impresionantes resultados de Orión. (Ver Video).

Orión fue un gran éxito para el alcalde de Medellín de ese momento, Luis Pérez, y el presidente de la época, Álvaro Uribe.

Ahora bien, una fotografía tomada por el reportero gráfico Jesús Abad Colorado mientras transcurría Orión reveló la realidad de esa operación y cambió la narrativa de ese capítulo de la historia colombiana.  

En la histórica imagen se ve un hombre alto, vestido de camuflado pero sin distintivos militares, de bota machita y señalando con su mano derecha hacia una casa, indicándoles a, nada más ni nada menos, los soldados del Ejército dónde atacar. (Ver Foto de Jesús Abad Colorado).

Fulminante.

La persona de encapuchado y camuflado es un sujeto perteneciente a un grupo paramilitar, los verdaderos responsables del éxito en la toma que duró una semana.

El paramilitarismo en Medellín tiene su inicio con el Bloque Metro de las Autodefensas Campesinas de Córdoba en 1996 bajo la dirección de Carlos Mauricio García Fernández, alias Doble Cero. Pero tiempo después, por decisión de la casa Castaño, la autoridad paramilitar de la ciudad pasó a manos del Bloque Cacique Nutibara (BCN) dirigido por Diego Fernando Murillo, alias Don Berna.

En una entrevista en el 2012, el exalcalde Luis Pérez admitió lo siguiente: “Yo fui el que le pidió al presidente que ellos asumieran la labor militar y yo asumía la labor social. El presidente Uribe tomó las riendas (…) Uno no se entera de los secretos militares. Yo no descarto que hayan existido informantes de Don Berna en la toma de la Comuna 13 (...) En todo conflicto a veces hay justos que sufren”. (Ver Video).

Un dato importante es que, según una investigación titulada “Comuna 13, la otra versión”, en esa operación no existió una sola baja de paramilitares. (Ver Investigación).

Relata el libro que, hasta 2005, con la desmovilización producto del proceso de Justicia y Paz, los paramilitares continuaron teniendo el control de esa zona, lo que se llamó Donbernabilidad.

Eso lo confirmó el mismo Don Berna.

En una declaración juramentada del 25 de febrero de 2009 entregada a la Corte Distrital del Distrito Sur de Nueva York, Diego Fernando Murillo estableció las siguientes perlas: “La ocupación de la Comuna 13 durante la Operación Orión, por la policía colombiana, ejército y paramilitares, fue adelantada por razones políticas para sacar a las guerrillas del área en un esfuerzo para ayudar a la comunidad”.

Don Berna no paró ahí.

“La comunidad y las agencias de seguridad del Estado pidieron ayuda al BCN para librar al sector de guerrillas. Las Autodefensas del BCN fueron al área de la Comuna 13 como parte de una alianza con la IV Brigada del Ejército, incluyendo al comandante general Mario Montoya, y el general de la Policía Leonardo Gallego, el comandante de Policía de Medellín. El BCN fue a la Comuna 13 para dar apoyo a las autoridades colombianas en una operación de la Policía y del Ejército”. (Ver Declaración de Don Berna).

No es necesario decir mucho más.

Pese a eso, las investigaciones disciplinarias y penales contra los generales Mario Montoya y Leonardo Gallego no han avanzado mucho. Y de esta operación se sigue ufanando no solo el expresidente Uribe como lo hizo la semana pasada, sino el ahora gobernador de Antioquia y alcalde de Medellín de la época, Luis Pérez, y su entonces secretario de Gobierno y ahora director de Cambio Radical, Jorge Enrique Vélez García.

Todos ellos continúan sosteniendo que el Estado recuperó el monopolio de la fuerza en esa comuna de Medellín, pero la verdad es que fueron los paramilitares en complicidad con esos gobiernos. De eso se trató gran parte de la Seguridad Democrática y también de la Donbernabilidad.

@yohirakerman

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman