Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Tauromaquia: arte vivo y bello

Considero que el Ministerio del Interior no se debe inmiscuir en asuntos que claramente son del resorte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, sin desconocer por supuesto al Ministerio de Cultura, que en la realidad, si es que va a cumplir su papel, debe defender por obvias razones de tradición a la tauromaquia, que en Colombia tiene sus aficionados de mucha solera.

No se debe atentar en forma dictatorial contra una actividad económica que, a la luz del crecimiento de las hectáreas de coca, no es dañina ni perjudicial para la salud, puesto que el toro de lidia tiene ese destino desde siempre, cual es el de coadyuvar a ese Arte Vivo y Bello del cual ha formado parte desde hace varios siglos. No puede ser que por caprichos de populistas se vaya a extinguir el derecho de una minoría selecta a la que le gusta el arte de Cúchares.

Hay que advertir que tal medida va a extinguir importantes ferias de Colombia, cuyo eje central es la fiesta de arena, sangre y sol. A la fiesta brava no hay necesidad de maltratarla. Hay que respetar a los taurófilos.

Rogelio Vallejo Obando.

Policía

Se habla por estos días del revolcón en la Policía de los colombianos, con base en las propuestas de una comisión externa de expertos. También se ha desprendido de otras personas toda una cascada de sugerencias, algunas muy precias, otras oportunistas, dependiendo el contexto desde el que se mire la situación. Lo cierto es que se necesita que haya movilidad social para recoger un universo significativo de ideas, que sirvan para hacer un análisis riguroso y selectivo por expertos en temas de la institución, en administración y en estrategia y así seleccionar las que propongan un cambio visionario sin olvidar la historia y el presente, para proyectar la institución del futuro de manera concatenada con el desenvolvimiento cotidiano, es decir, mirando en conjunto los cambios de la sociedad, pero con proyectiva. Este trabajo debe tener un tratamiento científico, no puede dejarse al sentido común o a la intuición o al prestigio de las personas, sino a una metodología estructurada que conduzca a un trabajo final con respaldo científico. No se puede dar un salto al vacío queriendo hacer reingeniería futurista, desconociendo la realidad presente o proponiendo lo deseable y no lo alcanzable. La comisión de estudio y análisis debe recoger el sentir de toda una nación, no de unos pocos. Se pueden tener los mejores pergaminos académicos y reconocimientos profesionales, pero si no se tiene el soporte experiencial y el conocimiento suficientes, que permitan proponer conclusiones precisas, pierde validez cualquier esfuerzo por adolecer del respaldo científico. Recordemos que estos cambios deben obedecer a un proceso riguroso, no a la intuición, ni al sentido común. Al estado del arte, a la investigación y al análisis debe atender la reformulación de una de las instituciones más grandes del Estado y que cumple la más importante función: procurar la seguridad ciudadana y las condiciones para una buena convivencia. La Policía es de los colombianos. Ello exige que en su reestructuración quepamos todos, desde el más humilde hasta el más encumbrado de los nacionales.

Édgar Chávez

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores