Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Debe imponerse la justicia

El diario El Espectador reconoce en su editorial que “la respuesta perfecta sería una donde los pensionados no tengan que pagar una tasa tan alta y el Gobierno tenga otras fuentes de financiación de un sistema de salud digno para todos los colombianos”. En otro aparte dice una verdad incontrovertible: “Lo más problemático de este asunto es que el presidente Santos está incumpliendo una promesa de campaña. Sin duda deberá correr con la responsabilidad política”.

Es interesante recordar la sentencia del presidente Santos citada en artículo de Gustavo Páez Escobar del 5 de septiembre de 2014 en El Espectador: “Sé que un anhelo de todos los pensionados es que se reduzca la contribución a la salud. Hay un proyecto de ley en el Congreso de la República, y yo voy a apoyar ese proyecto de ley. Eso en plata blanca quiere decir que se aumenta el ingreso (…) Ustedes han sido las víctimas de un sistema lleno de dificultades, de burocracias, inclusive de corrupción”.

En la parte final del artículo mencionado dijo don Gustavo: “A sólo pocos meses de extinguirse el fragor de las urnas, el ministro de Hacienda adopta la decisión contraria: pide que se archive el proyecto de ley por ‘amenazar la sostenibilidad fiscal’. La pregunta es obvia: ¿qué vale la palabra del presidente y del vicepresidente?”.

Tengo fe suprema en que la decisión unánime del Senado de rebajar la cotización del 12 al 4 %, que es de justicia elemental, será respetada. Es evidente que los pensionados están al frente de una exacción fiscal. Están siendo maltratados. Así lo reconocen los senadores de Colombia.

Rogelio Vallejo Obando. Bogotá.

De paro en paro

Incluso si el Gobierno logra conjurar los distintos paros que se han desatado en el país, seguramente lo hará con promesas y concesiones extremas, que será difícil mantener en el largo plazo. ¿Por qué es tan difícil tener un país que ande de manera más armónica, planear a futuro y no para evitar desastres inmediatos?

Si alguna vez algún político logra contestar esa pregunta, podríamos soñar con un cambio en la cultura electoral colombiana y, por qué no, e el destino del país. Pero todos caen en el juego del inmediatismo y, cuando llegan al poder, también se dejan llevar, como veletas, por lo urgente, olvidando lo esencial.

Perdemos todos que seguimos a la deriva, a duras penas sobreviviendo, en esta Colombia que tanto promete y poco hacemos cumplir.

Margarita Covaleda.

Envíe sus cartas a [email protected]  

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Sobre el fraude escolar y el hurto

La dignidad y la fuerza es decidiendo

El voto en blanco