Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Difícil hacer en un año algo que no hizo en siete

Le queda muy difícil al actual Gobierno, presidido por Juan Manuel Santos Calderón, realizar programas en el lapso de un año que no pudo ejecutar en siete.

La situación económica y social del país es delicada y a la vista está la disminución de ingresos por el precio reducido del petróleo; también por la situación de Venezuela y el constante ingreso de nacionales de ese país a Colombia; además, los índices desalentadores de la inseguridad en las principales ciudades y el cierre de empresas, con lo que se genera más desempleo.

Como si lo anterior fuera poco, numerosos organismos internacionales han señalado al país como el campeón mundial en desigualdades económicas y sociales.

Sí, después de escuchar la más reciente alocución presidencial en el marco de las propuestas para el último año de su gobierno, somos muchos los colombianos que deseamos que el presidente les ponga el acelerador a los diversos programas.

Lo más importante de la exposición del mandatario colombiano fue el anuncio en el sentido de que se generarán planes para un servicio de salud con mayor calidad. Es que, como lo aseveró el presidente, “la calidad de la salud es todavía insuficiente. Y tienen razón, porque soy el primero en reconocer que ese servicio deja mucho que desear”.

Ahora será esperar y que, en consecuencia, sobre el tema de la salud se acaben los hacinamientos en los servicios de urgencia de las EPS y en los sitios donde se otorgan las autorizaciones; también, que las citas médicas sean oportunas y no falten los medicamentos que los médicos recetan. Igualmente, será oportuno mejorar las condiciones salariales de los profesionales de la salud.

Claro que el presidente también prometió, entre otros ofrecimientos, acelerar programas del Gobierno en materia de empleo, seguridad en las ciudades, viviendas gratis y lucha contra la corrupción.

Jorge Giraldo Acevedo. Santa Marta.

Clientes y trata

Es ilusoria la posición de quienes argumentan que “sin clientes de prostitución no hay trata de personas”. Entonces lo mismo podría decirse de la lucha contra las drogas: sin clientes que quieran consumir los productos, no habría narcotráfico. Pero eso es pensar con el deseo y cometer los mismos errores históricos de siempre. Gente buscando droga, y buscando sexo, siempre va a existir, así les toque por medios clandestinos y peligrosos.

Margarita Robledo.

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Una paz de papel

Sobre el caso de Eileen Moreno

Un exprimidor para la economía naranja

Que se cumplan los términos judiciales

Dos cartas de los lectores