Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Contratos realidad

La sentencia popular reza: “Hecha la ley, hecha la trampa”. Y son muchas las leyes y hasta jurisprudencias que se dictan para satisfacer fines ilegales. El contrato de prestación de servicios (OPS) se creó para pagar favores políticos y para burlar la ley laboral. Pero prima el derecho realidad, no siempre bien aplicado, y cuando estas órdenes no se justifican o se prolongan en el tiempo, en el primero puede haber peculado o contratación ilícita y en el segundo hay un verdadero contrato laboral. Lo mismo sucede cuando se contrata a través de cooperativas, como sucede en el campo de la salud. Y en el pago de favores es frecuente la contratación de “expertos” para rendir conceptos que generalmente nada dicen ni nada solucionan y el valor de los honorarios son exorbitantes. Horas de trabajo pagadas a millones de pesos son de plano producto de pactos ilícitos. Otro ejemplo, que es centenario, es el relacionado con el ilegal pacto de retroventa, que legaliza la usura y dio lugar al criminal préstamo gota a gota.

En el derecho, las cosas deben ser lo que son y no lo que se quiera decir con nombres acomodados.

Carlos Fradique-Méndez.

Corrupción: cáncer de la democracia

La comprensible inconformidad ciudadana con la creciente ola de corrupción pública y privada que se presenta en nuestra sociedad, la cual es un desafío permanente a los órganos de control y a la administración de justicia, debe motivar una autocrítica.

Es preocupante que muchos casos se conocen gracias a la responsable y valerosa labor investigativa de algunos medios de comunicación, los cuales merecen gratitud y apoyo de la comunidad, y a la tarea de autoridades judiciales extrajeras. Esto sugiere que es necesario introducir correctivos, pues, de no hacerlo, se estimulan comportamientos delictivos; seremos una nación sin futuro y censurada por la comunidad internacional.

Es claro que con la corrupción no se fortalece la democracia, ni progresa la economía, ni se derrota la pobreza, ni se mejora la calidad de vida de la población.

Tarea urgente: educación pertinente y con énfasis en valores éticos desde el seno de las familias, las instituciones educativas, las empresas y la sociedad en general. La sociedad necesita de abogados, ingenieros, médicos, contadores, gerentes... con solvencia profesional y ética, ¡para evitar que se repitan casos vergonzosos como el del flamante fiscal anticorrupción, capturado por corrupto!

Este repudiable escenario sugiere que quienes aspiran a desempeñarse como servidores públicos deben entender que su poder debe ejercerse con estricto acatamiento a la ley, tal como solemnemente se afirma con el juramento de posesión, para servir a la comunidad, sin ningún tipo de exclusión. No para servirse del poder.

Omar Flórez Vélez. Exalcalde de Medellín. Actual decano, Facultad de Ciencias Económicas, Administrativas y Contables de la Corporación Universitaria Americana.

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores