Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Postulación autónoma

En la sección “Alto Turmequé” del día 26 de agosto de 2017, se indicó: “De un lado está John Jairo Morales, de quien se dice tiene el apoyo del exprocurador Alejandro Ordóñez, y su mano derecha durante su administración, María Eugenia Carreño”.

Solicito de manera respetuosa se corrija lo anterior, toda vez que no cuento con el apoyo de las personas relacionadas y mi postulación fue realizada de manera autónoma ante la Corte Suprema de Justicia, la cual me incluyó en la respectiva terna.

John Jairo Morales Alzate.

El transitar del corrupto

Los localizamos en todas partes, pero sólo una pequeña cantidad de ellos ha sido descubierta, son los contaminantes deshonestos. Los hay en estado de oruga, y jóvenes; muchos más se desempeñan hace años como carcoma adulta, penetrando todo el sistema público administrativo de las entidades del Estado.

¿Son ineludibles las leyes para combatir el transitar del corrupto? En Colombia la legislación no tiene sentido pedagógico: la población poco consume leyes, las aplica de acuerdo a su concepción y trata de ajustar sus comportamientos para “cumplirlas” con severidad o para infringirlas.

No es nada grave, se dice a sí mismo. El desvío de su moral, porque se trata sólo del recorte de unos cuantos recursos, ya sea de salud o educación para destinarlos a obras civiles, porque esto sí le representa grandes dividendos, es más, su itinerario prosigue deambulando qué puede sacar, los encuentra en diferentes oficinas, indagando cuáles son los contratos y presupuestos para analizar qué peripecias hacer y de estos sacar una buena tajada. Los consigue supervisando obras, visitando el hospital u otras entidades, en cualquier rincón donde pueda extraer divisas el indecente acecha, porque ese es su transitar y función de dilapidar y sisar los recursos del pueblo.

Nadie piensa que él pueda ser depredador de los recursos del Estado, ya que ha logrado cultivar su imagen ejemplar de servidor público. Presenta alentadores planes de desarrollo, muestra contratos que implican notables inversiones para demostrar que le está haciendo un bien a la comunidad, en fin, esos gruesos labios que denotan su vanidad se justifican, porque el hombre es un gran gestor del bien público.

Si no se forma conciencia, el ciclo volverá a repetirse, cometiendo atrocidades de toda índole.

Necesitamos personas serias, responsables, con sentido de pertenencia y pertinencia brindándoles lo mejor a la comunidad y que no tomen el transitar del corrupto.

Anuar Cortázar Cáez. Magangué.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Se eligen gerentes de contratos

La “economía” del estudio en Colombia

Carta abierta

De la Asociación Diplomática y Consular