¿Cómo hacer para que el mandato anticorrupción no quede en el aire?

hace 1 hora
Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Un metro para los privados

Si todo sale como ha sido consignado en el documento Conpes que considera estratégico el proyecto metro para Bogotá, se habrá impuesto un modelo en que los buses (Transmilenio Y SITP) serán el eje de la movilidad en Bogotá; el tren urbano (ligero o pesado) será un alimentador de estos, el tren de cercanías no pasará de ser otro sueño frustrado, los sistemas de cables se reducirán al de Ciudad Bolívar, los tranvías tocará usarlos en Medellín y las lanchas habrá que esperar mínimo ocho años para que puedan navegar por el recuperado río Bogotá.

Con la imposición de este modelo saldrán fortalecidos el sector privado (las tres o cuatro grandes empresarios que manejan hoy Transmilenio), los constructores y propietarios que pesquen rentas en la construcción de las troncales y por supuesto los políticos que lo han aprobado. Mientras tanto, la ciudadanía y el sector público seguiremos cumpliendo el triste papel de las abandonadas: esperando que el servicio se preste, acorde con el interés de ganancia de los dueños de un jugoso negocio que desde los años cincuenta se decidió que solo fuera del sector privado.

Gonzalo Jiménez R. Bogotá.

Ni abuso ni ninguneo

Rosa Regás, en su entrevista concedida el domingo último al periódico El Espectador, atribuye el mayor peso en el problema catalán a la “ineficiencia e ineficacia por la ausencia del presidente del gobierno (español)”. Además, tal como se destaca en el titular de la entrevista, según la escritora catalana, “España ha abusado de su poder para ningunear a Cataluña”.

Creo que ambas afirmaciones son falsas. Con mayor o menor efecto y simpatía, Rajoy ha cumplido bien su papel de defensor de la Constitución y de la democracia españolas, aprobadas en 1978 por la inmensa mayoría de los españoles, incluyendo desde luego a los catalanes. 40 años de democracia y de respeto al orden constitucional son algo muy valioso, que no se puede echar por la borda a manos de aventureros de la política como Puigdemont, Junqueras y la señora Forcadell, por muchas masas que puedan sacar a las calles blandiendo esteladas.

Y lo del ninguneo de Cataluña es igualmente falso, como se puede comprobar por datos económicos al alcance de todos, como ha demostrado el señor Borrell. Más bien el abuso ha sido de parte del Govern de la Generalitat, encarnado en el honorable Jordi Pujol y su familia. Durante años explotó el President de la Generalitat el erario catalán para enriquecerse él y los suyos, sacando el dinero robado en Cataluña para colocarlo en bancos de Andorra y Suiza. Y en el colmo del cinismo, difundió el calumnioso eslogan de “España nos roba”, siendo al revés, como se ha venido probando. Esa es la Cataluña secesionista.

Francisco Tostón de la Calle.

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Carta de un navegante por la educación

¿Y dónde están ellos?