Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Migración venezolana

“Estamos aprendiendo a afrontar una situación que no habíamos vivido”: presidente Santos. A Colombia nunca le había tocado vivir la inmigración de países vecinos ni de cualquier otro país del mundo, porque no era un lugar adecuado para conservar la vida; por el contrario, Colombia exportaba miles de colombianos cada año. Lo que muchos olvidan es que la emigración de colombianos hacia Venezuela fue muy grande desde los años 50, hasta alcanzar, según alguna estadística, los cinco millones de personas; y no se diga de Ecuador, que desde hace años recibe y recibe refugiados colombianos a quienes ha tenido prácticamente que mantener durante mucho tiempo. ¿Por qué ahora nos quejamos porque llegan venezolanos? ¿Por qué hasta las altas autoridades de investigación criminal salen a culpar a los venezolanos de cuantos delitos se cometen en la frontera y a informar cuántos han sido detenidos, sólo para crear animadversión contra la gente de Venezuela? Los colombianos tenemos que entender y aceptar que nuestro país, con su eterna guerra, ha sido un mal vecino y un problema para los demás países de América Latina, donde no se matan todos los días y donde las ideologías de odio, de guerra y exclusión no han hecho carrera.

M. Cristina Quiroga. Cali.

11.000 para 12 empleos

Impresiona que en tan corto espacio la aguda escritora Piedad Bonnett haya hecho la radiografía “laboral” de los jóvenes colombianos en su columna del domingo (4/2/2018): “La vida como un reality”.

La mayoría de padres o madres colombianos tenemos una historia para contar: hoy somos familias de dos hijos, y uno está en el exterior, porque en su patria no halló empleo, y si se lo ofrecieron fue por un salario indigno.

Esa penosa realidad explica, en parte, la falta de compromiso de los adolescentes y jóvenes con el estudio, porque el título profesional no es un camino expedito hacia el trabajo, sino un salto al vacío, a la incertidumbre...

No nos extrañemos de que haya igual o mayor número de jóvenes colombianos que han salido del país en busca de oportunidades que venezolanos atravesando su frontera. La diferencia es que en Colombia —país líder en desigualdad— ha sido costumbre inveterada, mientras que lo de Venezuela obedece a su actual coyuntura política.

Donaldo Mendoza. Popayán.

 

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores