Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

 

Adiós a Gloria Zea

Despedimos y agradecemos a la filósofa y gestora cultural colombiana Gloria Zea (1935-2019), por enaltecer la cultura en el país cuando nadie creía en las mujeres. Egresada de la Universidad de los Andes, desde niña respiró cultura porque su padre, Germán Zea Hernández, fue ministro, político y embajador. Su madre, Beatriz de Zea, fue alcaldesa del municipio de Funza y una incansable luchadora por la educación. Fueron cimientos fuertes para que Gloria dirigiera por casi 47 años el Museo de Arte Moderno de Bogotá, nombrada como directora por Marta Traba (+). También presidió el Camarín del Carmen y dirigió Colcultura por ocho años, que se transformaría después en el Ministerio de Cultura. Junto al difunto director de ópera Alberto Upegui, le dio un vuelco total a la ópera de Colombia. Hubo muchos detractores porque en aquella época no creían en las mujeres que hacían labor cultural. Publicó algunos libros como Cien años del arte colombiano, Historia de la fotografía en Colombia, La Escuela de la Sabana, Los muebles de Beatriz González, entre otros. Gracias, Gloria Zea, por su entrega y pasión por la cultura, la siempre cenicienta en Colombia. Lástima que las óperas Florinda y Ester, del siglo XIX, de los bogotanos Rafael Pombo y José María Ponce de León, con textos y música respectivamente, no tuvieron eco en las directivas de la ópera de Colombia. En el Teatro Colón de Bogotá le propuse a la señora Zea montarlas, proporcionándole las partituras y los libretos. Pero... lo de siempre, los títulos son desconocidos. Adiós a la filósofa del arte, adiós.

Helena Manrique Romero.

Hay tres poderes: hay contrapesos

Colombia tiene los tres poderes de Montesquieu, y en esa medida el país vive en una democracia viva y actuante. El presidente tiene la facultad de objetar leyes aprobadas por el Congreso, porque a su leal saber y entender son inconvenientes o incongruentes con sus visión o con su plan de desarrollo social, en este caso. El país no debe entrar en atmósferas de traumatismo por las objeciones presentadas por el Ejecutivo. Todo ello sucede en las democracias. No siempre hay unanimismo en los tres poderes; “matemáticamente” es imposible. Porque son muchas las cosmovisiones en una nación, respecto a álgidas variables. Unas suman, otras restan, otras dividen. La Procuraduría debe entenderlo así. No es para rasgarse las vestiduras. El presidente tiene facultades constitucionales para objetar cualquier ley o estatuto. Las que explicó satisfactoriamente. No es entendible que un senador invite a la calle a manifestaciones en contra del presidente.

Rogelio Vallejo Obando. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected].

844546

2019-03-13T00:00:30-05:00

column

2019-03-13T00:15:02-05:00

[email protected]

none

Dos cartas de los lectores

26

2981

3007

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

¿Menos sueldo para los jóvenes?

Tres cartas de los lectores

Editorial mezquino