Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Otro desastre invernal anunciado

La tragedia de Rosas, en el departamento del Cauca, es otro lamentable hecho ocurrido en el país que bien se pudo haber evitado; así es y más claro no se puede decir.

Es que las tragedias por construir en zonas de alto riesgo son acontecimientos más que anunciados y los alcaldes municipales tienen la mayor y más directa obligación de impedir estos asentamientos humanos con medidas drásticas.

Las empresas que talan bosques también tienen responsabilidad, igual que las entidades del Gobierno Nacional que no hacen cumplir las innumerables normas sobre protección ambiental.

No nos digamos mentiras: una solución inmediata para evitar muchas más tragedias anunciadas es que en las zonas donde exista un peligro latente sus habitantes desalojen; para eso existen los organismos de prevención que califican las zonas de alto riesgo y donde nadie debe construir.

Lo ocurrido el pasado domingo en la vereda Portachuelo, en el área rural del municipio de Rosas, fue otra tragedia más que anunciada y con solo lamentarnos no basta, debido a que son muchas las personas fallecidas y las pérdidas económicas son incalculables.

La pérdida de vidas y cosechas y las inundaciones, con sus graves consecuencias económicas y sociales, bien pueden evitarse con solo prohibir la construcción de viviendas en las orillas de los ríos, afluentes en general, cerros, lomas y canteras.

Jorge Giraldo Acevedo. Íquira, Huila.

Sobre las elecciones municipales

Iniciadas las campañas electorales para definir quién nos represente en la administración pública municipal del país, cuánto ayudaría conocer la trayectoria de quienes los acompañarán para ser elegidos en Concejos y Asambleas, ya que estas personas escogen contralor y personero, entidades de control encargadas de velar por el buen uso de las finanzas públicas y a la eficiente labor que deben ejercer los funcionarios en las entidades municipales.

Se habla de combatir la corrupción y la mermelada, pero al no tener una mayoría en esas corporaciones seguiremos en las mismas y los alcaldes continuarán maniatados al servicio de esos expertos en el saqueo de las finanzas municipales y el chantaje de aprobar acuerdos y presupuesto a cambio de puestos y contratos para sus secuaces en la administración.

Francisco Javier Cajiao G. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Colombia clama por una verdadera justicia

Dos cartas de los lectores

Porque te quiero te aporreo

Dos cartas de los lectores