Coronavirus: Gobierno espera habilitar 9.826 unidades de cuidados intensivos

hace 2 horas
Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Cartago, aún en manos del diablo

No es sorpresa para el Valle del Cauca ver los escándalos de corrupción o la constante negligencia que hostigan a la administración de Cartago, municipio del departamento que en menos de una década ha sido el epicentro de millonarios desfalcos al patrimonio público, como de hechos irreverentes que han cobrado la vida de más de uno.

El sol más alegre de Colombia ha sido eclipsado por el mal manejo de sus finanzas públicas, que a la fecha solo acarrea una condena simbólica a la exalcaldesa del municipio Jesusita Zabala por la defraudación de cerca de $2.300 millones en contratos al mejor postor del Programa de Alimentación Escolar y de la interventoría a la concesión del tránsito municipal. A eso se suma el presunto desvío de $10.000 millones entre funcionarios que no entregaron el Plan Municipal de Aguas.

Lo que parece aún más sorprendente es el poder político que la denominada “zarina” y exalcaldesa ha tenido en las administraciones siguientes, pues ha sido su hijo el último en ocupar el mando en la Alcaldía, además de ser investigado por la Procuraduría por presuntas irregularidades en el contrato de concesión a 20 años del alumbrado público. Sin olvidar que el alcalde recién electo es aquel que fue apoyado por ellos desde un principio.

Cartago ha sido victima del olvido por parte del Estado y las duras secuelas del narcotráfico. En solo una década, ha habido más de 10 gobernantes que no han podido solucionar las verdaderas necesidades de sus habitantes y, por el contrario, dejaron a su paso las falsas promesas de políticas públicas para revitalizar la antigua gloria de su pasado. Solo el tiempo dirá si esta ciudad, con su imponente catedral y famosa por sus bordados, podrá darle un giro a su mala suerte, pues parece que el mismo diablo ha jugado con su historia y hoy nadie recuerda lo que era hace algunos años.

Carlos David Cabrera

Felicitaciones para el alcalde Daniel Quintero

Fui profesora de la UN varias décadas. Tengo que felicitar al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por su valentía y decisión. El ingreso permanente de la Fuerza Pública a las universidades es indispensable. La autonomía universitaria se debe referir a la pluralidad e independencia de las ideas, a la libertad de escoger autores y programas, a la libertad de elegir temas de investigación y debate, y de organizar congresos y conferencias, a la libertad de decidir el orden y las prioridades en las inversiones de los recursos del Estado; pero no tiene nada que ver con actos de terrorismo, vandalismo y destrucción. Ni con la posibilidad de golpear policías y lanzarles papabombas, piedras y artefactos inflamables, y luego esconderse en la universidad.

María Dolores Jaramillo

Envíe sus cartas a [email protected].

906462

2020-02-27T00:00:10-05:00

column

2020-02-27T00:30:01-05:00

[email protected]

none

Dos cartas de los lectores

26

3046

3072

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

La realidad del gremio médico en Colombia

De Acemi sobre Petro y la Ley 100

¿Optimismo? Mejor la esperanza

Dos cartas de los lectores