Por: Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Sobre el “estallido social”

Desde hace 35 años emprendí la difícil tarea de hacer empresa en Colombia. Hoy, veo con tristeza cómo se puede venir abajo cualquier proyecto que se tenga. Veo cómo se pierden empleos, veo la angustia de la gente al no percibir sus ingresos, veo la confusión de las autoridades dando órdenes contradictorias, veo supuestas estadísticas dadas por “expertos” como la que vinculó a profesores de la Javeriana, veo una entrevista hecha al director de la Fundación Santa Fe, que al leerla muestra otra cara del problema, veo una Italia confundida por su deuda y con un estallido social en su zona sur difícil de controlar, veo un alcalde de Soacha casi que pidiendo auxilio a gritos para atender una población hambrienta. No tengo miedo a la muerte porque eso sería tenerle miedo a la vida. Critico que el Gobierno no nos haya dado a las PYMES la oportunidad de prepararnos para el confinamiento. Varios gobernantes, asumo que de buena fe, empataron las famosas cuarentenas por la vida con lo decretado por el Gobierno Nacional. Me siento en una torre de Babel. No alcanzo a comprender por qué la gente no entiende la magnitud del problema económico y la desigualdad social que nos aquejan. Como dice el refrán: ¿no será que estamos matando el pollo aliviado para darle caldo al enfermo?

C.

Hasta mayo… ¿y si nos permiten ser autónomos, vitales?

Nos han dado la buena noticia de que, por ahora, nos seguirán cuidando hasta finales de mayo. Presiento que a mis congéneres tanto como a mí, no nos ha alegrado en los más mínimo esa buena intención de cuidarnos tanto.

Los mayores de setenta entendemos lo que pasa, estamos colaborando al máximo con las razonables medidas que se toman en las actuales circunstancias, pero también quisiéramos que nos sintieran vitales, autónomos, capaces.

Me siento como delincuente si por fuerza mayor tengo que ir al mercado, a la droguería, al banco. No tengo perro, lo que me priva de esa buena disculpa para poder llegar a la calle. Esto va para largo, y creo no pedir nada extraordinario porque soy consciente de la realidad. Sugiero se nos de la oportunidad de poder gozar al menos de un rato, de un “pico y cédula” que nos permita resolver una necesidad.

María Antonieta Busquets de Cano. Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected]

911868

2020-03-30T00:00:17-05:00

column

2020-03-30T00:01:02-05:00

[email protected]

none

Dos cartas de los lectores

26

2465

2491

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Que los planes no se tomen a la ligera

Cartas de los lectores

Rusia y el manejo del COVID-19