Por: Cartas de los lectores

De la presidenta de la JEP sobre un Turmequé y dos opiniones sobre el aborto

Sin reelección  en la JEP

Sobre la nota publicada el día 19 de enero de 2020, sección Alto Turmequé, debo aclarar que bajo ninguna circunstancia aspiraré a continuar al frente de la presidencia de la JurisdicciónEspecial para la Paz.

Patricia Linares. Presidenta.

Sobre el aborto y un editorial

¡Excelente editorial! (“Es hora de que la Corte permita el aborto libre”, El Espectador, 19-ene-20). Lo aplaudo una y mil veces. Por mi parte digo lo siguiente: las mujeres somos dueñas de nuestros cuerpos y nadie, absolutamente nadie, puede obligarnos a ser madres si no lo deseamos. Y ni los hombres, ni los curas, ni los mal llamados “pastores” —muchos de ellos pedófilos—, están habilitados para prohibir el aborto. Y, por supuesto, debemos exigir una educación sexual responsable y libre de tabúes; solo así se evitarían muchos embarazos no deseados. La sexualidad debe ser consensuada y responsable.

Berta Lucía

Sobre el aborto II

No estoy de acuerdo con el aborto libre. Yo soy mujer, quedé embarazada antes de lo previsto; es decir, fue un embarazo no deseado en el momento. De ese embarazo nació una hermosa niña, la cual me ha traído muchas alegrías y de la que me siento muy orgullosa, cosas que me habría perdido si hubiera abortado y no habría sentido tanta felicidad y satisfacción, haciendo mis propios objetivos. A pesar de haber estado en un contexto hostil, sola, entendí que yo debía asumir la responsabilidad de mis hechos y sus consecuencias, no eludirlos con un aborto.

Abortar es matar su propio hijo, su propia generación, eliminar su propia raza. Estoy en contra, porque esos bebés que están en los vientres de las mujeres aún no tienen voz, no se pueden defender exigiendo sus derechos, no pueden elegir por sí mismos si nacer o no, si quieren vivir o morir. Nosotras hemos ido siendo empoderadas, hemos demostrado que somos capaces de salir adelante a pesar de la adversidad, de realizar metas aunque también afrontemos la maternidad y la crianza de los hijos, de poder lograr un equilibrio a pesar de las responsabilidades, el de ser polifacéticas y aún ayudar a esos hijos a ser personas con valores y empuje, y realizar aun sus sueños. Sí podemos hacer realidad nuestros sueños y el de esos hijos también. Eso es el mejor acto de generosidad, solidaridad, igualdad y tolerancia. Pensar solo en mí como mujer me parece egoísta y egocentrismo, así como el que fuma sabe que puede afectar su salud a corto o largo plazo con una enfermedad en su sistema respiratorio y en el peor de los casos un cáncer que lo puede llevar a morir, y muchos a pesar de eso lo siguen haciendo, sabiendo que se pueden enfrentar a las consecuencias. Así mismo nosotras, como mujeres, debemos tener consciencia de las consecuencias de una vida sexual irresponsable. Igualdad sería que se pudiera elegir cuál de los dos, hombre o mujer, llevará en su vientre al bebé que fue concebido.

Paola Puentes Cruz

Envíe sus cartas a [email protected]

900660

2020-01-21T00:00:47-05:00

column

2020-01-21T17:58:03-05:00

[email protected]

none

De la presidenta de la JEP sobre un Turmequé y dos opiniones sobre el aborto

77

3477

3554

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores

Sobre el aborto

Perfil de dos rectores universitarios

A vueltas con la religión

Mejor Montaje: Ferrari v. bici