Por: Cartas de los lectores

Dos cartas sobre la Asamblea de la OEA

Al oído de la OEA

Ahora que la Organización de Estados Americanos tuvo su Asamblea 49, en Medellín, es bueno decir que a la luz resplandeciente “del final de la historia” quedó claro que lo mejor para el planeta es el ambiente de libertades plenas para los seres humanos en cualquier rincón o esquina del orbe. Las libertades políticas y económicas cuando son puestas “en prisión” les traen a las sociedades francos desasosiegos y marcas de melancolía, que hollan las dignidades del ser humano. Su biodiversidad es de amplio espectro, que es tal como ver “una caja de colores Prismacolor”, no puede ser encarcelada en un partido único que trae la perversa y malsana uniformidad del pensamiento. Eso es esclavitud brutal. Inaudita desde siempre. Observar naciones enteras bajo la férula atrevida e inmisericorde de funcionarios, que no servidores públicos, que prácticamente se adueñan de territorios y de las personas a las que ponen bajo la inclemencia de actos dictatoriales, con restricciones brutales a sus libertades políticas y económicas, es toda una pesadilla con connotaciones de miseria humana.

Rogelio Vallejo Obando. Bogotá.

Venezuela libre

“Duque pide en la OEA lograr la libertad de Venezuela de la dictadura”, leo en El Espectador del jueves 27. Al fin le encuentro lógica a que la liberación de Venezuela será, más temprano que tarde, una realidad. Y lo creo, porque siendo muchísimo más grave la sistematicidad con que se asesina a líderes sociales en Colombia, nuestro presidente no ha aprovechado ese escenario continental para lanzar un ultimátum contra todos los actores que asesinan compatriotas, por el pecado de reclamar derechos que no son de una persona, sino de las comunidades más vulnerables.

El anuncio del presidente, entonces, es trascendente. La economía y el empleo se van a dinamizar con el regreso a la patria libre de miles de venezolanos, algunos en condición de parias por el rechazo de que son objeto en países ajenos. Se me ocurre que el presidente bien merece el apoyo de los colombianos, que debería reflejarse en una alta aprobación de su gestión y liderazgo en la próxima encuesta.

En suma, el presidente Duque nos devuelve la esperanza; hasta sucederá el milagro de que en los próximos días se abra la vía a Villavicencio, que tiene en vilo las plazas de mercado que surten a los ya angustiados bogotanos.

Donaldo Mendoza.

Envíe sus cartas a [email protected].

868738

2019-07-01T15:04:46-05:00

column

2019-07-02T03:52:05-05:00

[email protected]

none

Dos cartas sobre la Asamblea de la OEA

38

2679

2717

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

De tanto incumplimiento…

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores