Por: Juan Pablo Calvás

Drogas: la nueva estrategia

Pareciera que por fin los Estados Unidos están dando los primeros pasos hacia un replanteamiento de la guerra contra el narcotráfico, hace falta ver hasta donde son capaces de llegar.

El anuncio hecho esta semana por el director de la Oficina de control de drogas en los Estados Unidos sobre el redireccionamiento de fondos de la lucha contra los estupefacientes hacia programas sanitarios de prevención y atención a los consumidores de drogas, debe leerse como un paso importante con miras a un cambio que puede abrir muchas puertas.

Es un gran avance que las autoridades estadounidenses por fin empiecen a hablar de que la lucha contra los narcóticos es un problema de “salud pública” y de “educación pública”, pues así poco a poco se desplaza esa visión guerrerista que obligaba a combatir y destruír todo lo relacionado con el mundo de las drogas y se evoluciona hacia una perspectiva en que la solución está en la línea de la prevención al consumo y el tratamiento de las adicciones.

Creo que este primer paso se acerca a las reflexiones que desde distintos rincones del mundo se han hecho sobre la necesidad de revisar si todas las víctimas y toda la destrucción que ha dejado tras de sí la lucha contra el narcotráfico se justifican.

El nuevo enfoque habla del papel clave que juegan los médicos dentro de esta nueva forma de atacar el problema de las drogas. Es así como pareciera que por fin los Estados Unidos asumen su responsabilidad como consumidores de drogas y empiezan a ver la necesidad de buscar soluciones a esa problemática que es el combustible que hace vivir las máquinas de los carteles en Colombia y México.

El director de la Oficina de control de drogas habló de prevención al consumo en jóvenes, intervención temprana ante los primeros indicios de adicción, tratamiento obligatorio a aquellos que ya son adictos y planes de reinserción para quienes hayan superado sus problemas con las drogas. Todo parece muy bien articulado y, lo más importante, resulta mucho más humano que hablar en términos de armas y entrenamiento militar a la hora de enfrentar un problema que ha tocado tantas vidas.

Me sorprende la poca relevancia que se le ha dado a este replanteamiento hecho por la administración Obama, más aún cuando aqui en Colombia tanto se ha hablado (hasta de parte del mismo Presidente) de la necesidad de revisar la manera como se lleva la lucha contra las drogas. Ojalá le hicieran más ruido a estos cambios porque pueden ser el primer gran paso hacia una nueva forma de ver al problema de las drogas que tanto daño nos ha hecho.

--- #PreguntaSuelta: ¿Los chavista sí sabrán qué es facismo? Como ahora repiten esa palabra a diestra y siniestra.

@colombiascopio

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Calvás

Epílogo a una administración

Prioridades nacionales

Universidades e iglesias

Parque de diversiones Transmilenio

Óscar Iván y su Rimax