Paro nacional: así avanzan las marchas en Bogotá

hace 12 horas
Por: Cartas de los lectores

Duda histórica sobre una columna

Como suscriptor de El Espectador, leo con cuidado a sus columnistas, entre ellos Óscar Alarcón (Macrolingotes), quien en su columna de este martes 5 de noviembre, al aludir a Cristina Kirchner y Rafael Núñez, afirma que a los juegos democráticos de la nueva vicepresidenta argentina acudían los radicales colombianos con la Constitución de 1886, teniendo como figura principal a Rafael Núñez, a quien reeligieron hasta su muerte. Eso es muy raro, por decir lo menos, porque en el segundo gobierno de Núñez de dos años (1884-1886) rompió definitivamente con los radicales y los derrotó en la batalla de La Humareda, y se apoyó fue en los independientes (liberales) y conservadores, luego Partido Nacional. Por eso considero que ahí hay un grave error, porque los radicales ya no cumplieron un papel en su gobierno después de 1886. Por otra parte, afirma Alarcón que a Núñez no le gustaba ni gobernar en Bogotá, ni esa gran ciudad, porque los radicales no veían con buenos ojos su segundo matrimonio civil con doña Soledad Román, y narra una anécdota que no viene al caso. Pero hay otros datos acerca de por qué Núñez, hombre que amaba profundamente el poder, no siguió gobernando después de ser elegido como presidente. En la obra Pinceladas y brochazos presidenciales, de Héctor Echeverri Correa (Editorial Carrera 7ª, pág. 37.), se lee lo siguiente:

“Presidente por un esfínter

En 1892 son elegidos por voto popular Rafael Núñez a la Presidencia y Miguel Antonio Caro a la Vicepresidencia para un período de seis años. Al posesionarse y quedarse Núñez a vivir en Cartagena por problemas de salud, según algunos, o por razones políticas, según otros historiadores, Caro a la edad de 49 años asume como presidente y ejerce el poder ejecutivo por dos años (sic), cuando en el país había 3’186.546 habitantes.

El doctor Rafael Núñez en su período presidencial anterior había sido atacado por unos manifestantes que derrumbaron la tapia de su casa y penetraron en ella. El susto, consecuencia de ese atentado, causó la ruptura de sus anillos musculares y, cada vez que se reía, Núñez se chorreaba hasta las medias. La constante situación de incontinencia lo obligó a permanecer alejado de la administración pública y nunca regresó a Bogotá.

Indalecio Liévano al respecto dice que la incontinencia del doctor Núñez se debió a secuelas de una cirugía de próstata, que lo demás es leyenda”.

En verdad el señor Caro gobernó seis años, y es de observar que es curioso que un hombre que amara tanto el poder, como Núñez, lo abandonara. Como lo puntualizó el doctor Eduardo Santos al prologar Bolívar, de Indalecio Liévano, Núñez no concluyó su obra. Otros la hicieron, y mal porque se vino la Regeneración, la Guerra de los Mil Días y la pérdida de Panamá.

Jairo Libreros Cáceres. Buga.

Envíe sus cartas a [email protected].

889966

2019-11-08T00:00:19-05:00

column

2019-11-08T01:41:01-05:00

[email protected]

none

Duda histórica sobre una columna

33

3184

3217

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

De tanto incumplimiento…

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores