Por: Julián López de Mesa Samudio
Atalaya

“Dumpa”: visionario y héroe

Hace algunos años, Juan Pablo Calderón se percató de que el plástico que usaban las impresoras 3D con las que trabaja Bogohack, su compañía, provenía de China y éste a su vez era un derivado del petróleo africano que los intereses chinos controlaban. En ese momento cayó en cuenta de que tratando de generar valor local a través de poner al servicio de su comunidad la tecnología que su compañía desarrolla, seguía siendo parte del sistema de consumo y desperdicio frente al cual, precisamente, luchaba. Fue entonces cuando reunió a los recicladores de su zona y los capacitó para aprender a reconocer las calidades de los plásticos con los que trabaja la tecnología 3D. Hoy no sólo ha revolucionado su mercado utilizando material reciclable, sino que también ayudó a regenerar el tejido social de su barrio a través procesos de asociatividad, capacitación y emprendimiento con los recicladores.

Juan Pablo Calderón —Dumpa— es un científico colombiano notable. Físico de la Universidad de los Andes, realizó su maestría en ciencias cognitivas e inteligencia artificial en Brighton (Inglaterra) y, al volver, fue uno del selecto grupo de científicos a quienes Colciencias financió sus estudios doctorales. Su trabajo doctoral acerca de la observación de sistemas sociales fue publicado en prestigiosas revistas académicas internacionales y, al terminar su doctorado, su experticia fue reconocida por el Centro Nacional de Consultoría donde trabajó por casi tres años en unas condiciones laborales y sociales óptimas.

Sin embargo, un día esta mente brillante, celebrada por el sistema educativo por ser ejemplo exitoso del propio sistema, decidió apartarse del camino de la ortodoxia académica, social y laboral trazada para él por universidades y entes estatales encargados de la educación nacional. Renunció a fama, poder, reconocimiento social y prosperidad financiera para darle a su entorno lo que él concibe como bienestar a través de la abundancia. Según Dumpa, luego de años de reflexión, si una sociedad tiene abundancia, ésta se reparte entre sus miembros produciendo prosperidad. Reconociéndose como parte de su comunidad, decidió convertirse en puente entre ésta y el mundo de la ciencia y la tecnología. En otras palabras, dándole abundancia a su entorno (sus conocimientos), recibe de éste abundancia en otros recursos lo que le permite a la comunidad entera y a él mismo, como parte de ésta, ser prósperos y felices.

Por eso Dumpa es un convencido del movimiento del código abierto (el libre flujo de la información que fomenta procesos de creación colectiva, por oposición a las limitaciones legales y sociales relacionadas con las ideas vetustas de propiedad intelectual, competitividad individual y egoísmo que priman actualmente). Siguiendo este horizonte moral, alternativo, ha fundado, junto con otros visionarios como él, Bogohack, una empresa de tecnología usando principalmente impresión 3D. Pero no sólo desarrolla soluciones tecnológicas. Bogohack se ha convertido en una plataforma para empoderar a la ciudadanía a través de la tecnología, haciendo que entiendan su funcionamiento y lenguaje. En últimas, Bogohack busca cambiar el actual paradigma para reconocernos como creadores y no ya como meros consumidores de tecnología.

Dumpa es un héroe pues renunció a ser un privilegiado de un mundo agrietado y destinado a derrumbarse, para convertirse en el mensajero del mundo que está por llegar; es un héroe, porque a través de su trabajo ha aproximado a su comunidad al lenguaje de la tecnología, convirtiéndose en puente para nosotros, los ciudadanos del común, entre el mundo que se acaba y el que ya está llegando.

@Los_Atalayas, [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Julián López de Mesa Samudio

Leo, uno de los mejores restaurantes del mundo

Colombia y la Cuarta Revolución Industrial

¿Para quién trabaja la Superfinanciera?

Contra el colonialismo académico