Por: J. William Pearl

Duque

Lisandro Duque, en un artículo de este periódico, apoyó a la dictadura venezolana. Para él debe ser un magnífico sistema en el que todos (menos los amigos del régimen) son pobres. La democracia, como decía Churchill, “es el peor de los sistemas diseñado por el hombre. Con excepción de todos los demás”. ¿Podrá Maduro seguir matando gente que no esté de acuerdo con ese sistema? ¿El mundo, incluida Colombia,  defenderá la democracia?

En su artículo 347  de la Constitución actual venezolana se reconoce la posibilidad de que el pueblo convoque al poder constituyente para lograr trasformar el Estado y así crear un nuevo ordenamiento jurídico; esto no sucedió así. Maduro, sin consultar al pueblo venezolano, lo convocó. No  convocó a elecciones regionales por miedo al fracaso indudable como líder nacional, a su fracaso como líder regional. Entonces no es  veraz la afirmación de Duque cuando dice, “transgreden la institucionalidad venezolana. El problema es de ellos”. Se equivoca el señor Duque, o desconoce la cantidad de venezolanos que se van del país por la falta de oportunidades. Como mencionó, esa frontera mide 2.210 kilómetros. Claro que es necesario velar por ella y cuidar a los ciudadanos, no al dictador.

Duque dice también que somos países siameses, pero es importante mencionar que los siameses comparten los órganos del cuello para abajo, no la cabeza, que es la que piensa y decide sobre muchas cosas, entre ellas el sistema político que el pueblo quiere, así es la democracia aun cuando  al columnista no le guste ese sistema.

Quedó claro que Duque, al referirse al militar del evento del helicóptero al cual se refiere como metrosexual, no respeta las opciones de las personas. ¿Qué tiene que ver si es o no metrosexual con la cantidad de muertos que tiene encima el régimen dictatorial de Maduro?

Pregunta Duque qué diríamos si Correa viniera reunirse con la oposición; pues nada, en una democracia no pasa absolutamente nada, pero sí en una dictadura. Dice que Maduro se sobra de prudente, hágame el bendito favor, así actúa un régimen democrático. Afirma que Colombia no dijo nada frente a la salida del poder de Dilma Rousseff en Brasil; al fin es bueno o malo meterse, el columnista tiene que definirse pues lamentablemente parece más bien bipolar (no tengo nada contra los bipolares),  ¿al fin sí o al fin no? ¿O es solo cuando a Duque le convenga? ¿En Venezuela no, pero en Brasil sí?

Maduro no es solamente mediocre, es un inepto total que ha tenido que dar parte del poder a los militares, ya que sabe que si no lo hace lo tumban. Compra conciencias como buen dictador. ¿Si a Duque le parece tan bueno ese sistema, por qué razón no lo apoya viviendo allá? Seguro no es por las incomodidades, ni los robos, ni la escasez, ni la violencia, es seguro porque desde acá puede apoyar mejor el gran sistema. No todo el mundo está obligado a creer en lo mismo, pero sí es bien fácil decir desde acá cómo deben vivir allá. Los venezolanos no quieren a Maduro en su mayoría, lo tumban ellos o alguien más lo hará. El robo de los votos de la Constituyente es un grave síntoma de que ya nada le importa. Uno no puede lanzarse democráticamente y gobernar como un dictador de tres pesos, o sí puede, pero el mundo le cierra cada vez las puertas.

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl