Por: J. William Pearl

Duque

Un candidato a la Presidencia tiene que ser un libro abierto que indique claramente su pensamiento político, económico y social.

Desde el día de la votación del plebiscito en el cual el No ganó, fue claro que la mayoría de los votantes sí querían la paz, pero no con las condiciones acordadas. Los hechos políticos sucedidos luego del triunfo del No están incidiendo en las presidenciales. Entonces a nadie debe asombrar  que Duque figure de primero en la última encuesta contratada por El Tiempo y La W, y que llevaron a cabo Guarumo S.A.S-EcoAnalítica Medición y Conceptos Económicos S.A. entre el 24 de febrero y  el 1º marzo de 2018.

Con un 23,6 % de intención de voto para Duque y  23,1% para Petro, dado que el margen de error es del 2,7%,  se considera que hay un empate técnico. Es natural que en esta etapa de la campaña  los votantes se decidan por los candidatos punteros, dejando atrás y algo rezagados a los demás. El No sabe/No responde tiene un alto 14,7 % y es ahí en donde los candidatos tienen que enfilar sus baterías para ganar, ya que este segmento espera escuchar algo que los convenza de votar entre las diferentes opciones. Ya deben estar en las campañas buscando lo que los mueve a votar para conseguir su apoyo. Lo cual no es fácil, ya que si se toma una mala decisión de campaña se puede ahuyentar a quienes dan su apoyo, lo que se traduciría en sumar  algunos votantes para luego restar otros.

En un evento académico, el estudiante Samuel Gutiérrez le formuló al candidato Petro cuatro preguntas sobre su pasado, su presente y su futuro.  Lamentablemente, el candidato no respondió  y optó por intentar hacer quedar mal a RCN (lo cual no tiene mucho sentido). Lo grave no es que optara por este camino, lo realmente grave es que nunca diera respuestas a un ciudadano del común. Al evadir las respuestas fue o bien porque sabía que no serían del agrado del público o porque sabía que le restarían votos.

Petro en todas las ciudades a donde va se encuentra con un problema y ya los votantes se preguntan si es cierto o si es solamente una estrategia mediática para lograr salir en medios.  Como alcalde de Bogotá demostró ser bastante mediocre, y  ahora pretende ser presidente para todo el  país. Cuando fue senador fue muy bueno, ya que tiene el don de la palabra, pero no fue bueno para dirigir una ciudad y mucho menos lo sería para guiar un país. Tal condición no es culpa de él, pero tampoco de los votantes.

Un candidato a la Presidencia tiene que ser un libro abierto que indique claramente su pensamiento político, económico y social. Los votantes sienten en su mayoría que Petro no manifiesta todo lo que tiene pensado hacer de llegar a la Presidencia, lo cual  es  muy mal visto en una democracia. Duque tiene claro su norte, pues lo manifiesta claramente. Frente al proceso de paz dijo: “No hay que hacer trizas los acuerdos con las Farc, pero sí modificaciones importantes”. Es evidente que no está de acuerdo con todo, no solamente él, también quienes votaron por el No en el plebiscito y ganaron contra todos las encuestas. La elección del próximo domingo seguramente será la segunda reafirmación del plebiscito.

742789

2018-03-05T21:30:00-05:00

column

2018-03-05T21:44:11-05:00

jrincon_1275

none

Duque

5

3347

3352

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl

¿Marino?

Petro

Irán

Machismo

Dilema