Duque coronado

Noticias destacadas de Opinión

Creo que hoy nadie, ni el más furioso detractor de esta columna, saldría a defender la gestión del presidente Duque. Su impopularidad, debida a la sensación nacional de estar flotando en un navío sin capitán, en medio de la peor tormenta, lo califica como el Gobierno más errático, imberbe y caprichoso de la historia del país. De ahí que tenga a todo el mundo en contra. Hasta a los más oscuros cuervos de su partido, que lo odian por haberles dado poco. Uribe, exasperado y cada vez más acorralado por la justicia, debió poner a su exsecretaria en el Ministerio del Interior para, desde ahí, manejar el Gobierno sin quemarse, pero la estrategia no funciona. Uribe sigue cayendo, y todos con él: la ñeñepolítica, que lo obligó a darle un tiro en la nuca a su queridísima Caya Daza para salvar el cuero; las declaraciones de la ministra Arango relativizando los asesinatos de líderes sociales; las protestas y marchas; pero sobre todo la sensación general de corrupción e inmoralidad en la vida pública, como el episodio de la fiesta de la hija de Duque con el avión presidencial y la mafiosa defensa de su portavoz Hassan Nassar, o los acuerdos del Gobierno con Vargas Lleras, al que ya se sabe que le tumbaron la plata de su propia compra de votos y no le pasa nada, al contrario, ¡le dan un ministerio y algunas oficinas del Estado! En fin, el país ya respiraba un aire enrarecido, como de fin de época, de ausencia absoluta de principios… Y en eso llegó el coronavirus.

En un principio les convino, para no hablar de todo lo anterior, pero por su estatismo y falta de liderazgo, dando palos de ciego, Duque permitió que la situación empeorara. Concedo que es una crisis mundial que pasará a la historia y que nadie estaba preparado para algo así, pero por haber llegado a Colombia después que a Asia y Europa, ya había modelos específicos de prevención que podían imitarse y errores que era peligroso repetir. Pero no. Duque privilegió el punto de vista económico (sus jefes son los grandes empresarios del país), tanto que en sus anuncios televisados quien está a su lado es el ministro de Hacienda y no el de Salud, y eso tuvo sus consecuencias. Ni hablar del ridículo internacional en el tema de la frontera con Venezuela, invocando a Guaidó. Gracias a semejante estulticia, hoy el control sanitario de la migración no lo hacen las autoridades, sino los Rastrojos y el Eln. ¡Bravo!

Y la tapa, la corona de hojalata para Duque: desautorizar a gobernadores y alcaldes, muchos de los cuales sí están haciendo lo que él no se atrevía a hacer. Caso de Claudia López. Qué diferencia verla a ella explicar sus consignas, con los pies en la tierra. Duque, en cambio, luce balbuceante y asustado porque no tiene un norte. Claudia transmite seguridad, aplomo y fuerza. Ella sigue el ejemplo de los países que mejor han sabido contener la pandemia a través del aislamiento. Pero esa claridad le viene, por supuesto, de no deberle nada a nadie, de haber llegado a la Alcaldía sin comprar votos ni vender anticipadas acciones de poder a los poderosos. Por eso propongo un cambio: que Claudia gobierne el país, con poderes excepcionales, mientras dure el coronavirus. Y que Duque se confine en Panaca, con sus hijas y con el avión, por si acaso.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.