Economía, ruralidad y coronavirus

Noticias destacadas de Opinión

La destrucción de cuencas,  la deforestación, el cambio climático, el coronavirus y su relación con la contaminación (L. Setti et al., 2020), así todos parezcan ser problemas que solo importan a “ambientalistas radicales”, en realidad son parte integral de nuestra dinámica socioeconómica. Es claro que necesitamos una economía diferente si queremos construir un futuro socialmente más justo, armónico y ecológicamente viable. Es urgente que pensemos como país lo que nos está pasando y qué podemos cambiar después de la pandemia.

Sobre el futuro socioeconómico, hay varias opciones que podrían prevalecer o mezclarse. Si no hay una adecuada intervención estatal, la cuarentena puede llevar a profundizar las grandes diferencias sociales con clara ventaja para los grupos más ricos. No se puede excluir una violencia generalizada y un levantamiento desordenado y sangriento de la población hambrienta. Otra opción es el inicio de una profunda transformación de la sociedad que la haga más solidaria y donde, conservando las motivaciones individuales y la propiedad privada, la producción esté determinada por los intereses sociales. Desde luego, esto también requiere una acertada intervención del Gobierno.

 

Comparte en redes: