Por: Hernán González Rodríguez

Economía subterránea en Colombia

El diario El Nuevo Siglo publicó el pasado 27 de junio un artículo titulado: “El alto uso del efectivo atiza la ilegalidad en Colombia. La economía ilegal mueve el 35% del PIB”.  El artículo se originó en un informe de los medios de comunicación holandeses en el cual se preguntaron, si Colombia es un país pobre, ¿cómo tantos colombianos están disfrutando del Mundial de fútbol en Rusia? La explicación para ellos mismos fue: el país está lleno de dinero proveniente de la cocaína.

“Esta pregunta —afirmó El Nuevo Siglo— coincidió con el informe entregado por la Oficina de Control de Drogas de Estados Unidos que señala un crecimiento alarmante de las áreas cultivadas con coca que al cierre de 2017 totalizaron 209.000 hectáreas”. Autorizados conocedores del tema estiman para mediados de 2018 en 300.000 las hectáreas cultivadas.

Alude a continuación el diario citado a un estudio elaborado por la Asociación de Instituciones Financieras —ANIF— para Asobancaria, sobre la economía subterránea de Colombia, la cual define ANIF como la suma de la informalidad laboral, la informalidad empresarial, la evasión y la elusión tributaria, de un lado, más el narcotráfico y la minería ilegal del otro. En síntesis, economía subterránea: informal + ilegal.

En 2012 —afirma ANIF— el componente informal fue del 33% del PIB, mientras que el ilegal era del 2% del PIB, total 35%.  Si asumimos que los mismos dos porcentajes se conserven sobre un PIB de $870 billones de los de doce ceros para 2018, pues estaríamos estimando unos $287 billones para el componente informal y adicionales $17 billones para el componente ilegal. Presenta a continuación ANIF unas comparaciones algo obsoletas con nuestros pares de la Alianza del Pacífico, basadas en las últimas cifras disponibles para todos, las cuales eran del 2007.  Obsérvese, los resultados en 2007 son peores para Colombia que en 2012.

            Resumen de las economías subterráneas para 2007:

            Colombia:  informal + ilegal:  34% + 6% = 39%

            México:  informal + ilegal:  29% + 11% = 40%

            Perú:  informal + ilegal:  54% + 6% = 60%

            Chile:  informal + ilegal:  19% + 0,2%  =  19%

Quien comenta considera alarmante nuestro 6% en la participación del narcotráfico y de la minería ilegal en Colombia, pero más alarmante aún es la cifra equivalente para México, 11%. Igualmente grave considero que la informalidad colombiana del 34% cuasi duplique el 19% de Chile. Sospecho que gran parte de este 34% proviene de nuestra mano de obra informal y de la evasión de impuestos.

Las soluciones. No me detengo en algo fundamental, prioritario, lo cual es la erradicación de los cultivos de coca. Estimo que apremia luego rebajar en forma gradual las tasas impositivas y combatir a la par la evasión y la elusión tributaria, por medio de la factura electrónica y la limitación de los montos de las consignaciones y de los pagos en dinero en efectivo, generalizando las transferencias y los pagos electrónicos con las tarjetas de crédito, como en Dinamarca y otros países. Esto puede ayudarnos a elevar la tributación en cifras cercanas a los $50 billones/año.  Con una economía subterránea de $287 billones, no parece imposible recaudar unos $50 billones/año.  Ojalá se llegare el día en que el mismo Gobierno, como en Dinamarca, nos elabore las declaraciones de renta y los ciudadanos nos limitemos a revisarlas, ajustarlas y firmarlas.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Ideas para la edad de jubilación

Acuerdo de punto final en la salud

¿Impuestos a las iglesias?

Esperaba algo más de los primeros 100 días

La Federación Rusa